Departamentos

Presentan segunda edición de la obra “Letanías a Catarrán”


Yelba Tablada

Juigalpa

El poeta y escritor Guillermo Rothschuh Tablada presentó la segunda edición de la obra “Letanías a Catarrán”, en homenaje al personaje pintoresco chontaleño Vicente Hurtado que representaba al campista y sorteador nato. Esta segunda edición consta de tres mil ejemplares.
La primera edición salió a luz el 5 de mayo de 1985 y en su presentación presidía Pablo Antonio Cuadra (q.e.p.d).
Para aquellos momentos le preguntaron a Catarrán que si lo escrito por el poeta Rothschuh es auténtico, “muchas cosas son ciertas, las demás son babosadas”, recuerda el escritor Rothschuh ese comentario.
En esta segunda presentación, organizada por la UNAN-Chontales y la Fundación “Teódulo Marín Marín”, contó con gran cantidad de asistentes entre invitados, docentes, alumnos y público en general que se dieron cita para escuchar al autor de la obra, hablar del aporte cultural que tiene “Letanías a Catarrán”.

Técnica y contexto
“La técnica es leer el libro de atrás para adelante para poder ubicarse en el contexto y escogí a Catarrán porque es la figura emblemática del campo, tanto la niña Chepita Toledo, como Catarrán son las bases de la chontaleñidad, la niña Chepita enseñando y Catarrán dejando su legado en el campo”, destacó Rothschuh Tablada.
El poeta y escritor chontaleño se mostró afligido porque no sabe quién continuará su legado porque “Chontales es una gran cantera” y son pocas las personas que están escribiendo. En su caso está mejorando los refranes chontaleños para su posterior publicación, contará con 150 refranes más. Uno de ellos le llamó la atención por su contenido y uso “para que te metiste en la pata de los caballos”.
En la primera edición de refraneros chontaleños uno de ellos decía “es más fácil parar una carreta en bajada que una vieja embramada”, ahora se usa que “un par de tetas halan más que una yunta de buey”, y es una riqueza cultural nata que existe en el campo en relación al uso de la vaca, caballo y el trabajo en sí del campo que es digno de dejar en memoria escrita.
Para Rothschuh Tablada reflejar a Catarrán era digno porque nunca se dejó manosear, siempre caminaba solo, y fue el máximo exponente de Chontales en sortear, cuando se iba a las barreras a ver al sorteador y no al toro.

Rothschuh Tablada icono
Para el doctor Lombardo Martínez Cabezas, quien participó en la presentación, destacó que la obra de Rothschuh Tablada se basa en los paisajes, pero también hay una connotación política porque Catarrán siendo el sorteador, el torero, era la figura de un elemento creado en la hacienda chontaleña que era el centro del poder, y el caballo que por muchos aspectos también era centro de poder, hasta el año 1,800, las decisiones se tomaban en las haciendas.
En “Letanías a Catarrán”, hay una frase que dice: “La montura nunca ha sido el mejor lugar para pensar” y que Bolívar tuvo que bajarse es una clara alusión, pienso yo, a que el poder se manejaba en las haciendas, señala Martínez Cabezas.