Departamentos

Ex alcaldes de Jalapa deben explicar compra de finca


Leoncio Vanegas

JALAPA

Por el voto unánime, los 10 miembros del Concejo, resolvieron el último lunes llamar a comparecer ante la Comisión de Infraestructura y Finanzas, CIF, del mismo órgano deliberativo, a los ex alcaldes Francisco Omar González Vílchez y Humberto Pérez Largaespada para que expliquen la supuesta adquisición de una propiedad boscosa de 40 manzanas, como patrimonio público, durante sus respectivas administraciones edilicias.
El terreno, según escritura privada entregada por el vendedor, José Galindo Urbina, a un precio de 12 mil dólares, está ubicado en la comarca La Jungla, fronteriza con Honduras. No obstante, ni auditores de la Contraloría General de la República, CGR, en una inspección de 2005 ni concejales de la actual administración local, la encontraron durante una búsqueda realizada el 4 de marzo.
Lenin Blandón, presidente de la CIF, quien expuso el informe al pleno del Concejo, dijo que fueron a buscar el sitio, tomando como referencia varias fotos de la presunta finca ecológica, tomadas el 17 de agosto de 2007, y en las que aparece el entonces alcalde Pérez Largaespada, mostrando la masa boscosa a funcionarios del Fons Catalán, donante del dinero para comprarla y medios de comunicación local que la ratificaron como existente.

Vecinos de La Jungla afirman fue una estafa
En la sesión concejil, donde se conoció el informe sobre la finca “fantasma”, apareció Galindo Urbina, quien desconoció la declaración jurada de una escritura pública elaborada por un notario de Managua, en la que él aparece como vendedor a la Comuna de 40 manzanas de terreno, pero que en la realidad a Pérez Largaespada sólo le vendió 3 manzanas y media, pero carácter de propiedad privada.
Galindo Urbina recibió varios cheques por los 12 mil dólares, de los que 10 mil fueron cobrados en BDF por el ex edil. Las autoridades sospechan que el campesino fue utilizado como testaferro para “camuflar” la irregular transacción.
Como antecedente registral, Pérez Largaespada presentó a los auditores documentos de reforma agraria de los años ochenta, que la CGR declaró falsos, porque presentaban alteraciones o enmendaduras y no existen en la base de datos del Ministerio de Hacienda y Crédito Público que archiva el registro de beneficiarios con tierras en los años de la Revolución.
Emilio Centeno, uno de los que figuran en la escritura como colindantes con la “finca ecológica”, dijo que la supuesta compra no es más que “una mala intención del señor Pérez Largaespada para estafar a la Alcaldía, porque esa parcela que le vendieron, nunca ha existido”, declaró en el Concejo.
En noviembre pasado la Fiscalía Departamental radicó una acusación penal contra los ediles Pérez Largaespada y González Vilchez por el presunto delito de “malversación de fondos” en perjuicio de la alcaldía jalapeña, en el proceso, el segundo salió absuelto y el primero sigue amparado contra la CGR. La Fiscalía determinó que la presunta propiedad de la Comuna estaba en manos de una tercera persona, que la compró a la financiera Fundenuse, y ésta la había embargado al ex alcalde Pérez Largaespada por un préstamo personal que no canceló.