Departamentos

80 facilitadores judiciales se capacitan en Chinandega


Róger Olivas

Rotundo éxito, y verdadera manifestación de entrega al trabajo, resultó el I Congreso Departamental de Facilitadores Judiciales que realizó el Poder Judicial en coordinación con la Organización de Estados Americanos, OEA, y la Alcaldía de Chinandega durante dos días en el auditorio del Complejo Betania, de esta ciudad.
Durante el congreso, un total de ochenta facilitadores judiciales de los trece municipios que integran este departamento conocieron temas relacionados con el Reglamento del Facilitador, funciones del Ministerio Público, funciones de la Defensoría Pública, delitos menos graves y faltas penales.
Además los principios de oportunidad y sus manifestaciones establecidos en el Código Procesal Penal, principalmente la mediación, la cual fue estudiada desde varios apartados: definición, técnicas y tipos (previa y extrajudicial).
Claudia Noguera, juez Local Penal de Chinandega, aseguró que los facilitadores son personas distinguidas que no desempeñan cargos políticos y trabajan a conciencia sin devengar salario.
La también coordinadora del proyecto en el municipio de Chinandega, que tiene 17 facilitadores judiciales en el campo y la ciudad, expresó que iniciaron este trabajo en 2009, y el 17 y 18 de febrero realizaron el primer congreso departamental de 2010, lo que considera un triunfo para la administración de justicia porque han unificado criterios con los ochenta facilitadores judiciales.
“En la mayoría de los municipios los facilitadores realizan mediaciones, y pobladores tienen la posibilidad de resolver pacíficamente conflictos sin necesidad de llegar a los juzgados. En el caso del municipio de Chinandega estamos preparando a los facilitadores para que brinden servicio a la población”, aseguró la funcionaria, quien destacó que el proyecto es encabezado por el Poder Judicial con el apoyo logístico de la OEA y las alcaldías.
Expresó que cada juez capacita mensualmente a los facilitadores judiciales de su respectivo municipio, como parte del programa.

Servir con el corazón a todos
Enrique Saravia Hidalgo, alcalde de Chinandega, dijo a los facilitadores judiciales que tras participar en el primer curso departamental introductorio de mediación previa, regresarán a sus barrios y comarcas sensibilizados, animados y con el único interés de servir de corazón a todas las personas por igual.
“Este programa es un espacio más para fortalecernos socialmente en un modelo nuevo, en una práctica para decidir mediante el programa de administración de justicia que se acerca a los caseríos y ciudades a través de los facilitadores judiciales”, aseguró el edil.
Calificó el programa de facilitadores judiciales como un modelo dinámico, vivo, flexible y movilizador que busca soluciones a los conflictos a la mayor brevedad de manera pacífica tratando por todos los medios posibles que el conflicto no se convierta en delito.
Destacó que este programa es exitoso con apoyo del Poder Judicial, la OEA y los gobiernos locales de más de 140 municipios del país. “Fortaleciendo este programa tenemos muchas esperanzas que Chinandega se pondrá a la vanguardia en la reducción de conflictos”, indicó el alcalde.
Por su parte, Octavio Martínez, presidente del Tribunal de Apelaciones de Occidente destacó el apoyo del Poder Judicial, alcaldías, la OEA y Holanda en la puesta en práctica del programa de facilitadores judiciales, el cual inició de forma sencilla y se ha extendido a amplios sectores de la población.
Nicaragua cuenta con 2 mil 18 facilitadores judiciales, los cuales contribuyen a la gobernabilidad democrática de los derechos humanos y la seguridad ciudadana mejorando los niveles de acceso a la justicia.
Manuel Rugama, fiscal departamental de Chinandega dijo que los facilitadores judiciales pueden intervenir en delitos menos graves, los cuales tienen penas menores a cinco años, así como en faltas penales.
Consideró importante la labor de los facilitadores judiciales porque coadyuva al trabajo de los jueces y permite mayor acceso a la justicia, principalmente a pobladores de lugares remotos.

Facilitadores contentos
Alfonso Maradiaga Varela, originario del barrio Sagrada Familia del municipio de Somotillo, expresó que los conflictos más comunes están relacionados a pleitos vecinales, los cuales resuelven satisfactoriamente por lo que está contento y con muchos ánimos para continuar haciendo esa labor.
María Apolonia Rodríguez, originaria del municipio de El Realejo se pronunció en similares términos y aseguró que la labor del facilitador es importante para resolver conflictos y que éstos no se conviertan en problemas graves.
“Hay casos que se pueden resolver en el municipio a veces la gente desconoce, por eso debemos explicarles lo relacionado al Código Procesal Penal. Nosotros resolvemos problemas leves”, reveló.
Una facilitadora del Reparto “Carlos Fonseca Amador” de Chinandega, se mostró satisfecha por la labor que desempeña como facilitadora judicial, que a través de las mediaciones que realiza contribuye a que los juzgados se descongestionen.