Departamentos

Arroceros cooperativizados plantean problemas del rubro


Francisco Mendoza

Los gabinetes de producción de Sébaco y San Isidro, así como arroceros organizados en cooperativas, se reunieron con representantes de Enabas y Albalinisa, con la finalidad de buscar una solución al problema de la comercialización del grano blanco, ya que tienen pérdidas debido a la intermediación.
En la reunión estuvo presente el ingeniero Francisco Wang, jefe de la misión técnica de Taiwán, que está trabajando con siete cooperativas arroceras de Sébaco y gracias a ellos estas cooperativas han salido adelante y saneado sus deudas con las microfinancieras y banca privada.

¿Contra Agricorp?
Entre los problemas planteados por los cooperativistas está el financiamiento, semilla certificada y registrada para mejorar los rendimientos productivos, ampliando las áreas de semillas y bajar costos, ya que hasta el momento se ven obligados a vender a los intermediarios.
Una de las empresas más criticadas por los arroceros es Agricoorp, ya que inicialmente les compraba la granza y a los ocho días les pagaban, ahora les pagan hasta los tres meses, un tiempo que la misma empresa dispuso sin contar con los productores de arroz.
Aseguraron que Agricoorp gana más con la producción que adquiere, al procesar los subproductos del arroz, por lo que es necesario un mecanismo y vender al gobierno por medio de Enabas, que les garantice un financiamiento para la retención de cosecha y vender a mejor precio, sostienen los arroceros.
El valle de Sébaco produce unas 8 mil manzanas de arroz sin contar con los grandes productores de este rubro.
Los productores también plantearon la necesidad que Enabas recupere sus instalaciones ya que tienen un trillo para procesar todo el arroz de Sébaco y otros departamentos, pero está rentado a Agricoorp por un período de cinco años.
Entre los acuerdos que se logró fue que Enabas comprará unos 15 mil quintales de arroz oro por mes, lo que puede aumentar, y se dará financiamiento para la retención de arroz pero en la modalidad de adelanto, esto con lo productores o cooperativas que firmen contrato con Enabas.
Se formó además una comisión para elaborar un diagnóstico de la cantidad de manzanas sembradas, cantidad de quintales producidos, costos de producción y necesidades de los productores para después discutir con el gobierno y buscar una salida al problema, principalmente en la comercialización.