Departamentos

Muy pocos buñuelos por falta de cuajada

* Materia prima, la leche, escasea porque acopios se la están llevando

Como de costumbre para iniciar la Cuaresma, todos los Miércoles de Ceniza, doña Andrea Chavarría, originaria de la comunidad de Asturias, municipio de Jinotega prepara los ricos buñuelos, hechos a base de cuajada y maíz, pero este año fue difícil su preparación ante la falta de la principal materia prima: la cuajada, que además de estar escasa, está extremadamente cara.
END pudo constatar la falta de este producto en la mayoría de los lugares donde de costumbre se ofrece como en pulperías, casas particulares y puestos de ventas y en los pocos lugares que constatamos que había, su precio era de 30 córdobas.
“Esta vez no pude prepararle a mi familia los buñuelos, mucho menos sopa de cuajada porque sale muy caro, porque además la libra de cuajada no es completa y lo que venden son pelotitas a 30 y hasta 32 córdobas, muy difícil para nosotros los pobres comprarla”, dijo doña Andrea.

Sólo queso
Por ejemplo, el queso que venden las pulperías proviene de Chontales y tiene un costo entre 35 y 38 córdobas, que suele no estar alcance del bolsillo de los consumidores.
Uno de los principales problemas que está ocasionando la escasez de cuajada o los derivados de la leche es la misma falta de leche, ya que los ganaderos prefieren venderla a granel porque les resulta más rentable, según confirmó el ganadero Jesús Montenegro, de San Rafael del Norte.
Montenegro aseguró que ahora hay mayor cantidad de acopios de leche donde venderla les resulta mejor, porque estos sitios fijan un solo precio a pesar del “golpe de leche”, que en verano vendían a un precio y en época lluviosa a otro.

Optan por acopios
“La mayoría de las acopiadoras están comprando la leche a 7 córdobas, precio que se mantiene para la época de verano y de lluvias, algo más rentable para los ganaderos”, expresó.
Sin embargo, dijo que hay ganaderos que no están produciendo ganado lechero sino que de engorde, debido a la falta de suficiente pasto, que trajo consigo serios problemas al sector ganadero.

Menú incompleto
Mientras los ganaderos buscan mejor rentabilidad en su producto, los consumidores sufren las consecuencias porque la cuajada es uno de los productos que nunca falta en el menú alimenticio de los nicaragüenses acompañados del gallo pinto o frijolitos recién cocidos.
Otra pobladora que se quejó fue Haydée Rivera, quien dijo que aunque quiera hacer su cuajada para el consumo de casa, no puede porque tampoco hay leche en el mercado y si la hay cuesta entre 8 y 9 córdobas.