Departamentos

Llamado a la conversión en ocasión de La Cuaresma

* Pide ayuno y practicar la oración para los tiempos difíciles

Yelba Tablada

Juigalpa
Lograr realizar la conversión de los cristianos católicos, obras de penitencias y misericordias es lo que se conmemora con el inicio de La Cuaresma, recordar los 40 días que paso Jesucristo en oración antes, de ser condenado a pagar por los pecados de todos nosotros, destacó monseñor Sócrates René Sándigo Jirón, obispo de la Diócesis de Juigalpa.
En esta Cuaresma se debe de realizar oración, ayuno obras de misericordia y peticiones porque nuestros pecados sean perdonados, destacó el obispo, quien invitó a los católicos a participar de la unción de las cenizas este miércoles y a practicar la oración en estos tiempos difíciles.
El obispo de la Diócesis de Juigalpa, llamó a la feligresía católica a ayunar el miércoles de ceniza, con una intención común que puede ser por el bien de Nicaragua, ante la inestabilidad y las circunstancias que se viven.
Gesto piadoso
“El ayuno es un gesto piadoso que tiene mucha fuerza y cuando se hace con fe, se logra mucho”, dijo el purpurado, al expresar su satisfacción, por estar iniciando la cuaresma, una de las actividades más importantes que celebra la Iglesia Católica.
Sostuvo el obispo de la Diócesis de Juigalpa, que cuando en un país se viven adversidades, pues la fe aflora y se vuelve más fuerte. “Ese crecimiento hoy lo notamos al ver nuestros templos llenos”, resaltó monseñor Sócrates René.

Primer viacrucis el viernes
Hoy en todas las parroquias del país, sacerdotes y obispos, estarán imponiendo ceniza a los fieles católicos, como muestra de aquel pasaje bíblico, “polvo eres y en polvo te convertirás”. El viernes 19 será el primer viacrucis.
Considera el jerarca católico, que “durante La Cuaresma los políticos que piensan únicamente por sus intereses personales, le abrirán el corazón al Señor e iluminados por él, trabajarán por el bien de Nicaragua, que requiere del esfuerzo de todos”.
Este año los obispos de Nicaragua, han sugerido a sus feligreses la promoción del ayuno y la oración para alcanzar una verdadera estabilidad en el país, que en los últimos años ha sido sacudido por la violencia callejera, una crisis económica y la división familiar.
La iglesia además ha pedido a sus feligreses ser generosos con las ofrendas y limosna porque va dirigido a los sacerdotes del asilo quienes no reciben ningún tipo de ayuda solo lo que la misma iglesia les entrega, pero sus necesidades son muchas desde alimentación hasta medicamentos para enfermedades crónicas. Además en agradecimiento por su guía espiritual al dar todo en su juventud en cada parroquia donde estuvieron.