Departamentos

Trabajadores de la Salud de Nandaime siguen en protesta

* Los señalan de tomar acciones represivas contra personal del Centro de Salud, que llegan al maltrato verbal

Ingrid Duarte

Un ambiente tenso se percibe en las instalaciones y alrededores del Hospital Primario Monte Carmelo de Nandaime, donde médicos, enfermeras y otros funcionarios del Ministerio de Salud, Minsa, mantienen una protesta para lograr la destitución de los líderes sindicales de Fetsalud, Ana Castillo y Mario Rivas, y del director del centro, Alejandro Guerrero.
Los protestantes permanecen en las afueras del hospital, luego que trabajadores afines a la Federación de Trabajadores de la Salud, los obligaran a salir de las instalaciones. “Estos dos sindicalistas en confabulación con el directivo de la unidad han venido tomando acciones represivas en contra del personal, al extremo que han llegado a maltratar a trabajadores, ordenando traslados y remociones de cargo sin tener la autoridad suficiente”, denunció el doctor Erwin Bonilla, Secretario de  Asuntos Científicos del Sindicato Médico y Deontológico de Granada. 
Según el doctor Bonilla, tanto los dos líderes de Fetsalud como el director del hospital han usurpado el nombre de algunos funcionarios para gestionar cooperación de la que nunca han rendido cuentas.
“Nosotros somos 103 en nómina incluyendo hospital y centros de salud aquí en Nandaime, de esa cantidad tenemos un 77 por ciento de firmas de personas que están en desacuerdo en que ellos continúen de la misma manera y haciendo sus actos. En reiteradas ocasiones hemos solicitado reuniones que nunca nos cedieron, agotamos todos los canales, pero no logramos nada”, sostuvo.
Posición del director del Silais
A la protesta también se unió el Sindicato de Trabajadores Independientes, cuyos miembros están haciendo la misma demanda. No obstante, el director del Sistema Local de Atención Integral en Salud, Silais, doctor Omar Malespín explicó que la situación obedece a conflictos personales, “que me dijo, que no me dijo, que me anda presionando, que no me toma en cuenta. Cosas que se pueden resolver con disposición, pero ellos se han negado”.
El viernes, el Ministerio del Trabajo atendió una solicitud del Silais para examinar la protesta, por lo que la delegación departamental entregó un documento que la declara en ilegalidad. Ordenó, además, el reintegro en funciones de todos los demandantes en un término de 48 horas.
Al respecto, Bonilla dijo que intentaron reintegrarse el martes, pero que a las 6 de la mañana fueron recibidos con dos cartas de despido; la suya y la de la doctora Martha  Lucía Romero. “Trajeron a sindicalistas de Fetsalud de Diriomo, Diriá y Granada para que no nos permitieran entrar, los obligaron; ahora son ellos quienes se están tomando los portones, no nosotros”, concluyó.