Departamentos

Estudio para determinar qué aportan los cafetaleros


Francisco Mendoza

Con el fin de que los distintos actores sociales conozcan los esfuerzos que las cooperativas del sector cafetalero hacen para beneficio de sus socios y en pro del desarrollo local y nacional, la Asociación de cooperativas de pequeños productores de café de Nicaragua (Cafenica), con el apoyo de Oxfam y la Comisión Europea, realizó recientemente un estudio para conocer sobre las contribuciones al desarrollo local y nacional del gremio cooperativo.
Uno de los objetivos que persigue el estudio, además de conocer la relevancia de la contribución del sector cafetalero organizado en cooperativas en cada municipio donde están ubicadas, es ofrecer datos y argumentos para la demanda de un incremento de la inversión del gobierno central y de los gobiernos municipales en beneficio de los pequeños productores de café.
El estudio ejecutado por Cafenica se desarrolló con diez organizaciones cooperativas de las doce que están asociadas y están ubicadas en 337 comunidades de 29 municipios de siete departamentos del país, entre los que están Matagalpa, Jinotega, Estelí, Boaco, Nueva Segovia, Madriz, León y una región autónoma.

40% con producción orgánica
Por medio de este estudio se logró conocer que los productores asociados a las cooperativas poseen más de 28 mil manzanas destinadas a la producción de café, de las cuales el 40 % son producidas bajo el sistema orgánico, lo que viene a mejorar los precios, dejar mayores ganancias y realizar mayor contribución para el desarrollo de la comunidad, el municipio y el país.
Los pequeños productores cafetaleros obtienen de esta cantidad de manzanas sembradas, 155 mil quintales de café oro, donde el 46.20 % es producido bajo el sistema orgánico y el 53.80 % de forma convencional, lo que representa entre el 9 y 12 % del total de la producción nacional, y un promedio del 13.87% del total de las áreas de café en producción en los municipios de los departamentos antes mencionados.
Otro dato importante que arrojó el estudio es que las cooperativas de Cafenica, además de dedicarse a la producción cafetalera, han logrado diversificar sus parcelas, ya que producen una gran cantidad de granos básicos (maíz y fríjol), hortalizas, leche, miel, cacao y cítricos, así como animales de corral, lo que mejora la economía de los productores.
De cuerdo con el desarrollo económico que van teniendo las cooperativas y como parte de las políticas y estrategias institucionales, han diseñado e implementado programas y acciones para apoyar la formación y capacitación de los productores, pero también de sus hijos. Por medio de los proyectos que han elaborado, han destinado fondos para invertirlos en diferentes actividades como educación básica, técnica y superior, otorgando útiles escolares a los niños y niñas, programas de becas para que los jóvenes culminen una carrerea técnica o profesional.
Las organizaciones cooperativas están contribuyendo con la educación de la población de las comunidades donde se asientan, lo que hacen de diversas formas, los aportes en recursos económicos, materiales y mano de obra para la construcción, reparación, mantenimientos de escuelas, casas comunales, iglesias, centros, campos deportivos, caminos rurales, reforestación de cuencas, ríos y quebradas.
El estudio también señala que los pequeños productores cafetaleros organizados, también se preocupan por mejorar la producción, debido a que lo demuestran con la renovación de cafetales, pero también se le agrega las mejoras en las infraestructuras y la legalización de las propiedades, que no sólo beneficia a las familias campesinas, sino que contribuye a mejorar las comunidades y los municipios en general, porque al incrementar el valor de la tierra, incrementa la captación de recursos a través del impuesto a los bienes inmuebles.

Generadoras de empleos
Se logró conocer que las cooperativas asociadas a Cafenica generan 2.25 millones de jornadas de trabajo anuales, lo que deja ocho mil empleos permanentes y 142 mil empleos temporales. Los municipios donde más empleos se generan durante la cosecha cafetalera son Jinotega, San Juan de Río Coco, El Tuma-La Dalia y Matagalpa.
Entre mayor producción, mayor utilidad le queda a las alcaldías donde están ubicadas las cooperativas, debido a que éstas retienen a los productores y entregan a las comunas más de dos millones de córdobas por ciclo cafetalero; los municipios que reciben el mayor volumen de recursos por parte de las cooperativas son San Juan de Río Coco, San Ramón y El Tuma-La Dalia.
El estudio ha permitido conocer que el sector cooperativista en Cafenica es el sector cafetalero más organizado del país, el que más contribuye al desarrollo de la producción y las comunidades, y el que más esfuerzos realiza para proteger el medio ambiente y los recursos naturales.