Departamentos

Mayangnas y miskitos critican al gobierno


Francisco Mendoza

WIWILÍ, JINOTEGA

Fuertes críticas a instituciones del Estado, delegados departamentales y alcaldes municipales fueron realizadas por los pueblos indígenas miskitos y mayangnas que habitan sobre la ribera del río Coco y Bocay.
Estos señalamientos fueron realizados en un foro educativo realizado en Wiwilí, Jinotega, promovido por el Centro “Alexander Hum-boldt”, Marena-Seta, GTZ, Alcaldía de Wiwilí y Agencia Danida, al celebrarse los diez años en que la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), declarara a Bosawás Patrimonio de la Humanidad.
Econaya Taylor, dirigente mayangna, dijo que el Marena no es dueño de Bosawás para decir qué es lo que se tiene que hacer con la reserva, porque los verdaderos dueños son los miskitos y mayangnas, dueños ancestrales y desde antes que existiera la república de Nicaragua, la han venido cuidando, por lo que cualquier decisión que Marena o cualquier otra institución del gobierno central quiera tomar, tiene que ser coordinada con los jefes de los territorios indígenas de Bosawás.
Estos señalamientos fueron hechos después que el delegado del Marena en Jinotega, Víctor Castro, manifestara que iba a capacitar alcaldes auxiliares y CPC para el manejo y cuido de la reserva de Bosawás, y que el Marena sería severo con los madereros ilegales y con los depredadores de los bosques, incluyendo las zonas de amortiguamiento, pero en ningún momento señaló que todo esto se realizaría en coordinación con las autoridades miskitas.
Primitivo Centeno, Presidente de la Asociación para el Desarrollo y Progreso de las Comunidades Miskitas y Sumos de Jinotega, señaló que antes, desde la comunidad suma de Sumotine, sobre la ribera del Coco y desde Bocay, comenzaban las montañas vírgenes de la reserva de Bosawás. Afirmó que los gobiernos anteriores ignoraban a los pueblos indígenas y querían hacer las cosas desde los escritorios en Managua.

Ignorancia y politiquería
“Fue en los años 90 que los gobiernos, por ignorancia, por su politiquería y quedar bien con sus allegados e ignorar a los indígenas, metieron más de dos mil familias a la reserva que botaban grandes extensiones de bosques para cultivar granos básicos y dar espacio al ganado, y terminaron con miles de manzanas de montañas vírgenes sin que los verdaderos dueños de la tierra, que eran los indígenas, pudieran hacer algo para detenerlos.
Los alcaldes de Wiwilí y Bocay que estuvieron durante los gobiernos anteriores, tampoco se salvaron de los señalamientos de los pueblos indígenas, a quienes manifestaron que nunca quisieron hacer nada para la conservación de la reserva y mucho menos por los indígenas, quienes han sobrevivido gracias a la cooperación internacional por medio del Centro Humboldt.
El más atacado hasta por los gobiernos locales, fue Marena e Inafor, debido a que el alcalde de Wiwilí, Erving Roque, señaló al delegado del Marena en Jinotega, ser el autor de sacar una resolución a favor del ciudadano Francisco Flores, acusado de haber quemado 150 manzanas de bosques en la comarca de Parpacito en el presente año y en 2006; también quemó otras 200 manzanas, por lo que las autoridades municipales tras las investigaciones y acusarlo ante Marena, esperaban un castigo ejemplar para el depredador de bosques, lo cual no ocurrió.
Asimismo, Darwin Flores, de la Alcaldía de Bocay, señaló que de nada sirve trabajar e invertir por parte de la Alcaldía para evitar los despales, si el Inafor autoriza los despales en las zonas de amortiguamiento, y puso como ejemplo dos permisos de aprovechamiento forestal en la comunidad de Aguas Calientes, de 60 metros cúbicos cada uno, autorizados por esa institución del Estado, violando una ordenanza municipal que señala que nadie puede dar autorización de aprovechamiento forestal en las zonas de amortiguamiento, si no es avalado por la Alcaldía.
El foro fue enriquecedor con los señalamientos y críticas, que sirvió para hacer una planificación ahora que se ejecutará el proyecto denominado “Pulmón Verde”, donde todo se realizará en coordinación con los indígenas mayangnas y miskitos.