Departamentos

Mujeres constructoras realizan primer congreso


Máximo Rugama

Anabel Pérez González es una jovencita de Condega que hasta hace pocos meses tenía serias dificultades económicas para costear sus estudios y apoyar a su familia, pero ahora que logró coronar una carrera técnica, como es la de electricista, las dificultades ya no la amilanan, porque cuenta con un trabajo seguro y permanente.
Esta entusiasta muchacha y con esperanzas de alcanzar un futuro con mayores perspectivas, forma parte de las más de ochenta féminas estelianas que han sido capacitadas a través del programa especial denominado Escuela de Oficios no Tradicionales para Mujeres.
La misma está adscrita a la Asociación de Mujeres Constructoras, con sede en Condega, cuya directora es Amanda Centeno Espinosa, quien indicó que a pesar de las adversidades han logrado avanzar.
Pérez González, y Anayanci Andino Martínez, residente de León, han logrado salir adelante e imponerse como personas capaces.
Como parte de las actividades para conmemorar el Día Internacional de la no Violencia, más de cien féminas que han aprendido una serie de oficios como electricistas en metalmecánica, realizaron el primer encuentro nacional de mujeres trabajadoras.
Las mujeres, además de cuestionar la actitud del Estado que ha ubicado a las carreras técnicas como la cenicienta, dieron a conocer sus experiencias en trabajos de construcción, carpintería, electricidad, soldadura, mecánica, entre otras labores, que hasta no hace mucho tiempo realizaban sólo los hombres.
Centeno Espinosa manifestó que el encuentro se inscribió en la jornada del próximo 25 de noviembre, para exaltar la capacidad intelectual y física de la mujer.