Departamentos

Alcohólicos Anónimos comparten fortalezas, experiencias y esperanzas

* Participaron invitados de Honduras, El Salvador y Guatemala

Leoncio Vanegas

OCOTAL, NUEVA SEGOVIA
La comunidad de Alcohólicos Anónimos (AA) de Nicaragua se dio cita en esta ciudad para celebrar el Sexto Panel Nacional, siempre con el lema: “Compartiendo juntos los principios de AA”, y con énfasis en la promoción de los principios de la organización entre sus miembros y recién llegados.
Según Oscar M., programador del evento, llegaron a esta ciudad envuelta en el clima fresco de esta época para compartir fortalezas, experiencias y esperanzas.
Estuvieron grupos de todas las regiones del país e invitados de Honduras, El Salvador y Guatemala. Además de los mensajes disfrutaron de la cultura y compraron bibliografía relacionada con la obtención de ayuda para permanecer en la sobriedad.
El evento cumplió el objetivo de motivar a la gente nueva que desea librarse del alcohol u obtener información y aprendizajes de AA, “para que vayan conociendo qué es AA y pasarles el mensaje que nos obliga la ‘Quinta Tradición’, de 12 que nos sustentan”, subrayó Manuel R., otro de los organizadores por parte de Las Segovias.
Esa quinta tradición dice que los actuales miembros AA están obligados a pasar el mensaje a nivel de grupos; llevarlo a cualquier parte, a instituciones, empresas, centros penitenciarios, “y eso lo cumplimos haciendo un comité que nos indica el Paso 12”, explicó.
“Es para motivar a esas personas o sangre nueva para que se hagan dueños de esta estructura y que en los años posteriores sean los partícipes de estos paneles”, recalcó.
Dejar el alcohol es cuestión de voluntad
Alcohólicos Anónimos (AA) se concibe como una comunidad de personas que se reúnen para alcanzar y mantener la abstinencia al consumo de licores y bebidas alcohólicas.
Sus actividades han alcanzado una gran difusión a escala mundial. Surgió en 1935 cuando Bill W., un agente de la bolsa de Wall Street, y el cirujano Bob S., se juntaron para ayudarse a dejar de beber. Desde entonces, AA ha crecido en unos 90 mil grupos en más de 100 países, y aglutina a más de dos millones de socios.
El único requisito para integrarse a un AA es el deseo de abandonar la dependencia de las bebidas alcohólicas. Los miembros son anónimos, y no se les exige ninguna cuota o aportación, pues las contribuciones son voluntarias.
Bill W. enfatizó en el concepto de anonimato, porque según él, posee dos atributos esenciales para la supervivencia individual y colectiva: el espiritual y el práctico.
“El espiritual exige la máxima disciplina de la que somos capaces a nivel práctico, el anonimato ha traído protección para el recién llegado, respeto y apoyo del mundo exterior, y seguridad contra aquellos de nosotros que pudiéramos utilizar a los AA con propósitos enfermos y egoístas”, afirmó en uno de sus mensajes.