Departamentos

Feria “Perdamos la vergüenza, no la vida”

* Concierto promovido y organizado por Xochiquetzal y la cantante Lya Barrioz

“Perdamos la vergüenza, no la vida” fue el lema de la feria-concierto realizado este fin de semana en Granada, promovido por la Fundación Xochiquetzal y la cantante nicaragüense Lya Barrioz.
La actividad, realizada en la Plaza de la Independencia, tenía como propósito educar y concienciar a los granadinos, principalmente a los jóvenes, sobre los riesgos de contraer el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH).
“No prohibimos que los jóvenes tengan relaciones sexuales, pero queremos que las vivan con responsabilidad, conociendo el riesgo que significa el uso no adecuado de los métodos de prevención, específicamente el condón”, señaló Barrioz.
La entrega de afiches, póster, brochures y demás compendios con información relacionada al VIH, sida, gonorrea, condiloma, tricomoniasis, ladillas, sífilis y chancro blando, entre otras Infecciones de Transmisión Sexual (ITS), fue un eje central durante la actividad.
Pruebas gratis
Además, se realizaron unas 70 pruebas gratuitas para diagnosticar la existencia del virus, y según la sicóloga Patricia González, el tiempo para dar el resultado fue de 30 minutos.
El equipo de Xochiquetzal a cargo de los diagnósticos estuvo integrado por un médico, una sicóloga, una laboratorista y una enfermera, quienes además, daban preconsejería y post consejería.
“Independientemente de que el resultado fuera positivo o negativo, les damos consejería. Si es positivo, para que vayan a hacerse una prueba confirmatoria, y si es negativo, para que aprendan a utilizar métodos seguros”, manifestó la sicóloga.
Cómo evitar la infección
Los expertos explicaron algunas formas de prevenir las ITS, entre ellas el uso correcto del condón, la práctica de caricias, besos y abrazos sin penetración vaginal o anal, la masturbación y la fidelidad mutua.
En cuanto al condón, sugirieron verificar que no estuviera vencido, no abrirlo con los dientes o tijeras, sacarlo por las ranuras que tiene con la yema de los dedos y colocarlo sobre el pene erecto, manteniendo oprimido la punta, para evitar que le quede aire en la parte donde se deposita el semen.