Departamentos

Arnecom acoge a trabajadores con capacidades diferentes

* Capacitan al personal y adecuan instalaciones de la compañía * Procuradora celebra e invita a otras empresas a seguir ejemplo

Alrededor de cincuenta obreros de ambos sexos con capacidades diferentes, estarán fortaleciendo el área de encintado y corte de manguera en la zona franca de Arnecom en la cabecera departamental de León.
A través del programa Integra, la empresa Arnecom ha diseñado alternativas laborables que permitan mejorar la calidad de vida de personas con capacidades diferentes. Para conocer el desempeño de los obreros, representantes de varias instituciones visitaron in situ las instalaciones de la planta número dos de la empresa de capital mexicano-japonés, miembro del grupo Xignux y Yazaki, que se dedica a la producción de arneses eléctricos para automóviles.
“Es admirable que empresas como ésta desarrollen este tipo de iniciativas, que garanticen mejores condiciones y beneficios laborales a personas con capacidades diferentes; definitivamente, son un ejemplo que deben imitar el resto de industrias en nuestro país”, expresó el diputado Miguel Meléndez, miembro de la Comisión de Asuntos Laborales y Gremiales de la Asamblea Nacional, quien se hacía acompañar de Rosa Argentina Salgado, Procuradora para la Defensa de los Derechos Humanos, representantes de Arnecom e instituciones vinculadas al desarrollo de oportunidades laborales para personas con capacidades diferentes.
Con condiciones
Fernando Ríos, Gerente de Recursos Humanos en Arnecom en el Occidente del país, aseguró que para la ejecución del programa Integra fue necesario iniciar un proceso de planeación e inversión, se habilitaron áreas físicas internas y externas con el propósito de facilitar la movilidad, evitar riesgo laborales, escoger detalladamente el área y las tareas laborales dentro del proceso de la cadena de producción de la empresa, refirió.
Así mismo se implementó un proceso de capacitación en materia de comunicación a jefes, supervisores y personal de seguridad a quienes se les enseñó el alfabeto dactilógico universal o lenguaje de señas para garantizar una comunicación efectiva entre todos los obreros. “Los siete mil trabajadores de la empresa han puesto en práctica la solidaridad, el trabajo en equipo, y, sobre todo, el respeto mutuo con personas con capacidades diferentes”, expresó Fernando Ríos.
Por su parte, Rosa Argentina Salgado, Procuradora para la Defensa de los Derechos Humanos, destacó que la principal demanda de las personas con capacidades diferentes es la inserción laboral, “aplaudimos a todas las empresas que tomen conciencia de la existencia de este recurso humano, y que lo integren como parte de su equipo de trabajo”, puntualizó la funcionaria.