Departamentos

Muere reconocida y querida sanmarqueña


SAN MARCOS, CARAZO
Doña María Cristina Calero viuda de Ortega, fundadora de una de las primeras familias de San Marcos, murió aquí a la edad de 89 años, no sin antes sentir el regocijo de ver a todos sus hijos formados y tener la dicha de estrechar en su regazo a nietos, bisnietos y hasta tataranietos.
Casada en 1937 con otro de los forjadores de lo que hoy es la ciudad de San Marcos, don Francisco Ortega Pavón, la “Mariíta”, a como la llamaban con cariño sus numerosas amistades y amigos, procreó ocho hijos, seis de ellos mujeres y sólo dos varones. Uno de ellos es Ernesto Ortega Calero, recordado como uno de los alcaldes más progresistas de Nicaragua, y otro es el hasta hace poco gerente de la Lotería Nacional en Carazo, don Francisco “Paco” Ortega.
Las mujeres también profesionales y personas de bien en San Marcos, son Gloria María, Mirna Concepción, Rosario de los Ángeles, Celia María, Aura Lupe y Olga Lila, todas vivas, al igual que “Paco” Ortega. Ernesto fue el primero en fallecer y, a pesar de los años que han transcurrido desde su muerte, aún los sanmarqueños lo recuerdan con mucho cariño.
Doña María Cristina, que fue sepultada en su natal San Marcos, la tarde de este martes, estudió en el colegio francés de Granada, pero al contraer matrimonio siendo muy joven se dedicó por entero a la formación de sus hijos. Se le recuerda en San Marcos como una persona muy caritativa, y su casa en el reparto Bélgica de San Marcos era frecuentada por indigentes y alcohólicos, a quienes a cualquier hora del día o de la noche les gustaba alimentar y vestir.
A la querida y respetada matrona le sobreviven tres hermanas: Emilia, Dolores y Miguelita.