Departamentos

Internos de penal de Cuisalá valorados para operación

* Ninguno con posibilidad de salir por enfermedad crónica o como valetudinario

Yelba Tablada

Dieciséis pacientes del sistema penitenciario de Cuisalá, de Juigalpa, que en su mayoría padecen de hernia, entrarán en un proceso de valoración por médicos del hospital Asunción, de Juigalpa, para ver si son operados.
El director del nosocomio, doctor Carlos González, informó que en coordinación con el penal de Cuisalá y el Ministerio de Gobernación realizarán el plan de operaciones quirúrgicas para los reos enfermos.
Dijo el funcionario que a más tardar este viernes comenzarán las valoraciones médicas con los reclusos para ver si se pueden operar, porque la mayoría de ellos pasan de los 35 años.
“Tenemos que ver el estado de salud de las personas para saber si se puede operar o no”, precisó González, quien agregó que lo que tratan, con las diferentes instituciones antes mencionadas, es sanar a los reclusos.
Listado de 45 reos
Además manifestó que el hospital tiene un listado de 45 reos a los que se les valorará su estado de salud, para ver qué tratamiento les dan para sus enfermedades. Aunque afirmó que algunos de ellos tienen enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión, entre otras.
González también dijo que las valoraciones del estado de salud y las operaciones de los reclusos se llevarán a cabo en bloques, debido a que el penal no cuenta con suficientes medios de transporte y personal para el traslado de los mismos a dicho centro hospitalario.
Reos dementes
El delegado de Gobernación, René Abelardo Martínez, dijo estar a la espera de que las juezas de ejecución de sentencia de Chontales y Boaco, Bertha María Gómez y Carla López Iyestas, respectivamente, giren orden de libertad o ubiquen en un centro psiquiátrico a dos reos que purgan condenas en el Sistema Penitenciario de Cuisalá.
Explicó el funcionario que los dos reclusos con el tiempo presentaron problemas mentales dentro del penal, y esto les impide continuar en prisión, aunque tengan sentencia firme.
Martínez afirma desconocer los nombres de los reos, pero aseguró que fueron valorados por un psicólogo, quien confirmó que los condenados padecen desequilibrio mental.
“Hay momento de lucidez, y en ocasiones hacen actos anormales. Estas personas no pueden estar encerradas y la ley lo prohíbe. Las juezas tienen conocimiento sobre estos casos, y ellas decidirán si son ubicados en un centro psiquiátrico o los dejan en libertad”, puntualizó.
En el penal de Cuisalá hay más de 800 reos de la región central, muchos se encuentran enfermos por su situación de condenados.