Departamentos

Domingo folclórico en Masaya

* Grupos de danza recorrieron la “Capital del Folclor”, haciendo gala de su arte y destreza

Masaya

Las marimbas resonaron en cada rincón de Masaya. En un despliegue de fantasía y colorido, grupos folclóricos de esta ciudad recorrieron las principales calles y avenidas haciendo gala de sus dotes artísticas.
La tradición de que los grupos de baile visiten las casas para bailar tiene aproximadamente más de cincuenta años, e inició cuando los promesantes llegaban a bailarle al santo en gratitud por favores recibidos.
Es por eso que ahora cada grupo --conformado por cinco o seis parejas, por lo general-- llega a las nueve de la mañana al atrio de la Iglesia de San Jerónimo, donde inician el recorrido que ofrecen al santo patrono.

Visita y bailes en casas de amigos
Posteriormente, visitan las casas de sus amigos, recorrido que realizan a pie, donde cada pareja ofrece una pieza.
Luciendo variados trajes de fantasías, así como típicos y de húngaras, hombres, mujeres y también niños se ven por las calles de Masaya, desde muy tempranas horas de la mañana, en un derroche de folclor y colorido, todo esto en el marco de las fiestas patronales de la ciudad.

Nuevos grupos
En los últimos años ha proliferado la cantidad de grupos folclóricos, por lo que no es de asombrarse que los domingos de octubre y noviembre salgan a las calles más de treinta.
Según el director de la “Casa de Cultura Alejandro Vega Matus”, Roberto Marenco, el año pasado inundaron las calles de Masaya más de ciento sesenta grupos folclóricos. Asimismo, anunció que el último domingo de octubre se realizará el Toro Venado de El Pueblo, y el tercer domingo de noviembre el Toro Venado de El Malinche.
Fue notoria la participación de los niños el pasado domingo, pues el Grupo Folclórico Infantil Raíces, Costumbres y Tradiciones de mi Pueblo, visitó treinta y tres casas.
Compuesto por cinco parejas de niños, con edades entre los tres y los once años, este grupo empezó sus prácticas hace tres meses. Según el director, Luis Eduardo Nuñez, sólo tres niños ya habían salido en bailes, por lo que tuvo que enseñarles a los otros siete.