Departamentos

Peligra perderse año escolar en la RAAN


Fermín López

PUERTO CABEZAS, RAAN
Carolina Kinhg es una niña de nueve años y vive en la comunidad de Ninayari, Sandy Bay, dice que espera con ansias regresar a la escuela, pero todo parece indicar que por lo menos en este año eso no será posible, porque a estas alturas ya casi el año escolar se ha perdido, y las escuelas se encuentran destruidas.
Sin embargo, éste no es el único caso, son miles los estudiantes de la Región Autónoma del Atlántico Norte que están por perder el año escolar, debido a que sólo en el municipio de Puerto Cabezas, más del 80 por ciento de las escuelas están destruidas, salvándose solamente algunas del casco urbano que fueron parcialmente afectadas y donde las clases sí han reiniciado.
Según el Director de la Secretaría de Educación del Gobierno Regional, profesor Barnabas Waldan, a estas alturas, a más de un mes de la destrucción de las escuelas, el Ministerio de Educación aún no ha reaccionado, la vez pasada vino el ministro Miguel De Castilla y dijo que está prevista la compra de 50 mil láminas de zinc, pero esto no es de inmediato, dijo la fuente.
El titular de Educación del gobierno regional dijo que las necesidades van más allá de la urgencia de techos, pues también se necesitan mobiliarios y materiales didácticos.
En la zona de Tasba Pri son más de 27 las escuelas que fueron totalmente destruidas, y las pocas que han quedado sirven de albergues a las familias que quedaron sin casas, hasta que el estado les ayude a reconstruir sus humildes viviendas.
Padres temen enviar hijos a la escuela
Muchos padres de familia han manifestado públicamente su temor por enviar a sus hijos a recibir clases en los escombros de lo que fueron sus escuelitas, pues consideran que esto es una amenaza, ya que muchas de éstas tienen las paredes falladas y en cualquier momento podrían venirse al suelo.
Mientras tanto, algunos maestros han sugerido dedicarse a la reconstrucción de las escuelas, con el compromiso de que en el próximo año nivelarán las clases en los primeros tres meses.
Una fuente del sistema de educación de la Región Autónoma del Atlántico Sur denunció al Ministerio de Educación por haber abandonado las cuatro escuelas destruidas por el huracán hace dos años, las que se ubican en las comunidades de Karawala, Sheran, La Barra y Walpa.
Autoridades regionales manifestaron su preocupación por que se repita lo mismo que pasó en el sur, porque después de un rato todos se olvidan de las víctimas y comunidades afectadas por el fenómeno.