Departamentos

Quiebra agencia local de desarrollo de Nueva Segovia

* Hasta el edificio de sus oficinas está embargado. Está atestada de deudas, y los nuevos directivos aún no revelan las conclusiones de una auditoría privada, avalada por la Contraloría General de la República

Leoncio Vanegas

Ocotal

En los albores de la paz, después del conflicto de los años ochenta, la sociedad civil neosegoviana abogó por crear una institución que facilitara y fomentara su desarrollo económico. Así surgió la Agencia de Desarrollo Económico Local de Nueva Segovia (ADEL-NS), cuyas oficinas se vieron colmadas de visitas de cooperantes, funcionarios y demandantes de créditos.
Pero la visión de aquellos tiempos, 13 años después, se tradujo en una empresa frustrada y en completa iliquidez, hasta el punto que la actual Junta Directiva, de composición mixta, sociedad civil-Estado, determinó cerrarla temporalmente.
El NUEVO DIARIO visitó la sede de ADEL-NS, cuyo rótulo estampado en un talud de sus oficinas luce desteñido, y en su predio y garajes yacen varadas las carrocerías de camionetas, camiones y máquinas de construcción, desprovistas de sus motores y piezas.
Juan Cabrera, nuevo gerente de este ente descentralizado, aunque se negó a dar declaraciones sobre el estado financiero de la institución
--que podría estar reflejado en gruesos documentos de una auditoría que estaban en su escritorio--, admitió que la institución estaba en problemas económicos muy serios, y que así la había dejado el señor Salvador Salgado, su antecesor en el cargo.
El funcionario nos remitió con el presidente de ADEL-NS, Leonel López, actual Presidente departamental de la Unión Nacional de Agricultores y Ganaderos (UNAG) y diputado suplente del FSLN, porque era el único autorizado para brindar información al público. Vía telefónica, López prometió proveerla después que terminara de analizar la auditoría.

Se contagió de la polarización política
No obstante, el doctor Carlos Norori, directivo de la agencia en representación del Ministerio de Salud, dijo a un medio local que si la auditoría revelaba elementos negativos que estuvieran fuera de la ley, iban a proceder conforme a la misma. Tampoco descartan que la Contraloría General de la República (CGR) intervenga con auditorías especiales.
Sobre la suspensión de labores, dijo que por ahora el mandato que tienen del presidente Daniel Ortega es continuar trabajando, pero que el agotamiento de su capacidad financiera en los últimos meses de la administración anterior los obligó a decretar un cierre temporal, que afecta a más de diez empleados.
ADEL-NS es administrada por una Junta Directiva que la conforman 11 miembros: tres de la sociedad civil, seis del gobierno, uno de la Asociación de Municipios de Nueva Segovia y el alcalde de la cabecera departamental.
La institución, en la época del gobierno de Arnoldo Alemán, se contagió de la polarización política. Uno de sus férreos partidarios en el departamento cabildeó hasta que el Ejecutivo reformó el decreto creador de
ADEL-NS, y se le dio facultad para la designación de los alcaldes que debían estar en la directiva, lo que en su momento fue rechazado hasta con un recurso de amparo por parte de la entonces alcaldesa de Ocotal, Martha Adriana Peralta, que adujo violación de la autonomía municipal.

Atestada de deudas
Desde entonces, los diferentes organismos de cooperación que simpatizaron con el modelo neosegoviano comenzaron a retirarse. Y según uno de sus ex directivos, que omitió su nombre, la convirtieron en una simple empresa licitante de proyectos “para obtener únicamente jugosos salarios, y hasta dejaron de funcionar los directivos, por lo que estaba en una completa ilegalidad”
ADEL tiene deudas con la Alcaldía de Ocotal por 40 mil dólares que el Comité Nueva Nicaragua de Wiesbaden, Alemania, había proveído para el microcrédito a pequeños empresarios, cuya rendición de cuenta aún es un misterio. Sólo hablan de abonos consistentes en reparación de calles en la ciudad.
Se supo también que el edificio y el terreno donde están sus oficinas están embargados por el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) por adeudos por los seguros de sus trabajadores.