Departamentos

Granadinos impacientes con revitalización de calle

* Aducen que quienes realizan el trabajo son estudiantes de una escuela taller

Una gran inconformidad se ha originado entre los habitantes de la calle La Calzada, en la colonial ciudad de Granada, a causa de la tardía revitalización de este lugar por parte de la Alcaldía.
El proyecto inició hace dos años y fue dividido en dos etapas. La primera va desde la Catedral hasta la calle El Martirio; y la segunda, desde El Martirio hasta la calle El Ganado.
La primera etapa fue concluida satisfactoriamente, sin embargo, la segunda está dando dolores de cabeza tanto a sus habitantes como a la directora del proyecto, Esther Armijo, a la arquitecta de la obra, Daysi Membreño, y al ingeniero Claudio Salgado, contratista del sistema de infraestructura.
Escasa afluencia de turistas
Entre los reclamos figuran la escasa afluencia turística, la poca iluminación y falta de vigilancia policial en la zona. Además, la inseguridad peatonal, tomando en cuenta que por ahí están ubicados los colegios “Carlos A. Bravo” y “Guadalupe”.
Según el presidente de la Asociación de Consumidores y Usuarios del departamento de Granada (Acugra), Róger Monterrey, sólo en el “Carlos A. Bravo” hay 1,200 niños que diariamente pasan por el lugar, corriendo el riesgo de irse en los hoyos que ahí se encuentran.
Negocios afectados
La revitalización de esta etapa inició en mayo de este año y entre los negocios que están siendo afectados se encuentran: Hospedaje Italiano, Hospedaje Cocibolca, Hospedaje La Calzada, Bordados Esther y otros pequeños negocios.
Sin embargo, durante una reunión, la arquitecta Membreño dijo que al igual que la primera etapa, ésta incluye soterramiento de las redes técnicas, lo que significa el mejoramiento de las instalaciones de energía eléctrica, agua potable, drenaje sanitario y servicio telefónico.
Construcción completa del drenaje pluvial
“Estamos haciendo la construcción de todo el drenaje pluvial que anteriormente no existía, para así evitar que las casas del sector de Guadalupe sigan sufriendo inundaciones e impedir la formación de charcos”, señaló la arquitecta.
Durante una reunión, una de las cosas que causó más polémica fue el hecho de estipular una fecha exacta de finalización de la obra, porque inicialmente Membreño dijo que estaría terminada en noviembre, pero Armijo luego expresó que no están seguros de concluir en esa fecha.
Por su parte, doña Tina Guerrero, quien posee una fritanguería, expresó que la tardanza le está ocasionando pérdidas económicas, por lo que ha tenido que suspender temporalmente su trabajo.
“Yo invierto en mi negocio más de mil córdobas en la compra de carne, aceite, leña, repollo, tomate, cebolla, y la última vez sólo vendí un frito, imaginate lo que estoy perdiendo”, lamentó Guerrero.