Departamentos

Taller de plan ambiental


Róger Olivas

Productores, cañeros, miembros de Organismos No Gubernamentales (ONG), concejales, industriales, ganaderos, leñadores, representantes de instituciones del gobierno, entre otros, participaron en el primer taller para la elaboración del Plan Ambiental de Chinandega.
La Dirección del Medio Ambiente de la comuna chinandegana elaboró una guía metodológica en la cual, mediante grupos de trabajo, los participantes que usan los recursos naturales harán sus aportes para estructurar el plan ambiental.
Presentación Rodríguez, Director del Medio Ambiente de la Alcaldía de Chinandega, dijo a EL NUEVO DIARIO que este plan será un instrumento de planificación enfocado al desarrollo sostenible del municipio, y que incluirá valores económicos y socioambientales.
“Identificaremos las funciones, indicadores y problemas ambientales para determinar los proyectos a realizar en un periodo de diez años, con apoyo de organismos de cooperación internacional. A finales de diciembre del corriente año estarán definidos los proyectos, los cuales serán presentados a los donantes”, indicó el funcionario.
Adelantó que los planes estarán dirigidos a la preservación de la cuenca del río Acome, que atraviesa Chinandega, rellenos sanitarios, pago por servicios ambientales generación de energía con el basurero municipal, con capacidad para abastecer a un mínimo de cinco mil personas.
Rodríguez expresó que mediante el pago de servicios ambientales, habitantes cercanos al complejo volcánico Chonco-San Cristóbal se convertirán en productores de agua, pero será necesario invertir en la protección, evitando las quemas, tala y destrucción de esa reserva natural.
Fuentes de financiamiento
El director del medio ambiente expresó que entre las fuentes de financiamiento para elaborar el Plan Ambiental Municipal están: Cuenta Reto del Milenio, el Fons Catalán, empresarios, entre otros, y será un instrumento útil para la planificación ambiental del actual y los futuros gobiernos municipales.
Apuntó que es imprescindible la elaboración y ejecución del plan, debido a que el sesenta por ciento de asentamientos humanos, carreteras, entre otras, están degradadas por la destrucción del medio ambiente.
“Eso indica que no estamos cuidando mucho los recursos forestales, los suelos continúan contaminándose por el uso de plaguicidas y otros están erosionados. Por ejemplo, hay áreas con pérdidas de cuarenta toneladas por hectárea. Además, hay contaminación de las aguas con desechos sólidos y líquidos industriales”, anotó Rodríguez.
Por su lado, Julio César Montealegre, miembro de la junta directiva de la Fundación Cuenta Reto (CRM) dijo que aportarán 75,000 córdobas para impartir cuatro talleres a representantes de la sociedad civil que harán sus aportes en la elaboración del Plan Ambiental Municipal.
Montealegre explicó que con las sugerencias de los diferentes sectores sociales se elaborará el plan de acción para preservar el medio ambiente, principalmente el agua que actualmente está en punto crítico en este municipio, a pesar de que cuenta con el mejor manto acuífero del país. A su juicio, una de las alternativas para resolver este problema es el aprovechamiento de las lluvias.
El funcionario de la CRM que recorrió el río Acome comprobó la contaminación con desechos sólidos y aguas negras, que se ha convertido en un problema estructural porque el basurero municipal atraviesa el afluente.
Recomendó cambiar de lugar el basurero, modernizar el sistema de alcantarillado y drenaje, este último actualmente se satura por el cúmulo de basura procedente del Mercado Central.
“Una de las ideas del plan de acción consensuado será crear conciencia para que mucha gente no bote basura, y para que la alcaldía consiga recursos para mover el basurero y modernizar Chinandega, que es una de las ciudades con más rápido crecimiento poblacional”, aseguró.
Señaló que la CRM con el apoyo de sectores sociales de los departamentos de León y Chinandega reforestará diez mil manzanas, y al momento ha plantado 600,000 árboles, y elaboraron un diagnóstico inicial de siete cuencas en Occidente entre las que figuran las tres de Chinandega, conocidas como río Negro, río Sinecapa y el río Gallo.
“Comenzaremos a hacer acciones concretas para conservar el suelo y cosechar agua para fines productivos, para que la población tenga más acceso al vital líquido”, dijo Montealegre.
Expresó que una de las alternativas para ayudar a pequeños y medianos productores, incluyendo a leñateros para que no continúen despalando, es el financiamiento de parte de la CRM de negocios rurales que en Chinandega están a cargo de Anabel García, con oficina en los módulos del antiguo Banic.