Departamentos

Mordido por dos serpientes y desprotegido por el Seguro


Lesber Quintero

Una empresa constructora que ejecuta desarrollos turísticos en San Juan del Sur es señalada por el ex trabajador José Vidal Estrada Romero de evadir sus compromisos con el Seguro Social, ya que antes de que lo despidieran fue mordido por dos serpientes y, para su sorpresa, no estaba asegurado. Ahora ni siquiera tiene cómo comprar los medicamentos.
Vidal, de 51 años y originario de Nandaime, laboraba para la empresa Grupo Mac, a la cual también se asocian los negocios “Costa Azul” y hotel “El Encanto”. Según el denunciante, todas forman una sola empresa, “pero lo que hacen es cambiar de nombre para no pagar el Seguro Social de los trabajadores, que son más de 500 obreros”, exclamó.
El desafortunado detalló que trabajaba en labores de campo, tales como limpieza de lotes y cercado. El 14 de agosto, en plena faena, lo mordieron dos serpientes, una cascabel y una coral, y ese mismo día el jefe de cuadrillas, a quien identificó sólo como Marvin, lo remitió al centro de salud de San Juan del Sur, de donde fue enviado al Hospital de Rivas, debido a su grave estado.

Atendido en general
En dicho hospital, José Vidal hasta en ese momento se enteró que nunca estuvo asegurado, por lo que fue atendido en ese centro asistencial y no en la Clínica Médica Provisional, y para colmo, tenía que comprar el medicamento que no le podían proporcionar en el nosocomio. De su caso hay constancia en el expediente número 858-27.
Los mordiscos de las serpientes fueron en la pierna izquierda y parte superior de los testículos, y provocaron que don José Vidal permaneciera tres días internado en el hospital. Han transcurrido más de quince días desde que fue dado de alta, y las secuelas de las mordeduras siguen haciendo efecto en su cuerpo, provocando deformaciones y alergia en su pierna afectada y mano izquierda.

Lo despiden y le piden ser testigo en litigio de tierras
“El colmo es que días después me despidieron y me pidieron que les sirviera de testigo en un litigio de tierras que tienen, y en ese lapso mi jefe me pidió que le llevara una proforma de una farmacia en la que se reflejara el costo total de los medicamentos que me recetaron para curarme. Les llevé una proforma por 4,260 córdobas, pero es la fecha y no me dan nada”, exclamó Vidal.
Al buscar en los archivos del Seguro Social de Rivas, se constató que José Vidal efectivamente no está asegurado.
Cuando el caso le fue consultado a la delegada Vilma Casanova, ésta constató que la empresa para la cual laboró el señor cambia de nombre para evadir a la DGI y no asegurar a sus empleados.