Departamentos

Empresarios del tabaco optimistas con declaraciones


Máximo Rugama

Optimistas se encuentran los empresarios tanto nacionales como extranjeros asentados en Estelí tras el anuncio del embajador de EU, Paul Trivelli, quien confirma que el presidente George W. Bush vetará la ley para establecer un impuesto a la industria del tabaco importado desde varios países, entre los cuales está Nicaragua.
El anuncio coincidió con lo señalado por el empresario tabacalero Orlando Padrón, quien tiene casi cuatro décadas de vivir en Nicaragua.
Padrón dijo que todo indica que el Ejecutivo norteamericano vetará dicha ley porque lejos de hacer un beneficio, perjudicaría. No obstante, señaló que ése no sería el triunfo final, sino que habrá que atravesar nuevos obstáculos, puesto que la iniciativa de ley sería enviada de nuevo al Congreso.
“Podrían bajar los porcentajes de nuevos impuestos, pero considero que no nos vamos a salvar porque hay un sector que está dispuesto a aplicar esos gravámenes”, dijo el empresario.
De aprobarse la ley, unos veinte mil trabajadores quedarían sin empleo, porque según algunos tabacaleros, se verían obligados a reducir costos e inversiones.
Los tabacaleros nicaragüenses, quienes tienen marcas famosas que en Estados Unidos ya son una tradición por su calidad, están preocupados ante lo que pudiera suceder en el Congreso norteamericano.
La mencionada ley busca gravar un impuesto de 10 dólares a cada tabaco. Los tabacaleros afirman que la venta de este producto se caería inmediatamente porque elevaría el precio de cada unidad a 15 dólares, y de hecho el fisco norteamericano ya no captaría la misma cantidad de impuestos que la actual. Es decir que lo que en un principio se observaba como una medicina afectaría más los ingresos en ese concepto.
El incremento en los impuestos llevaría a la quiebra a las empresas tabacaleras y a las exportadoras, y con ello varios miles de obreros se irían al desempleo. Los tabacaleros de Nicaragua y otros países afectados, como Jamaica Honduras y República Dominicana, están conversando con los miembros de ambas cámaras de Estados Unidos para lograr que los puros elaborados a mano sean excluidos de tal gravamen.
Al darse el veto sería algo positivo ya que quedaría un espacio para continuar trabajando sin mayores cambios dijeron los tabacaleros.