Departamentos

Proyecto Laguna ayuda a niños de Diriá


Una población estudiantil de aproximadamente 1,500 niños de las escuelas de Diriá y sus alrededores están siendo beneficiados por un proyecto denominado Laguna, cuyo fin es ayudar a subsanar sus necesidades básicas.
El proyecto fue formado por un pequeño grupo de mujeres de los Estados Unidos que cuando se dio cuenta de los grandes obstáculos que enfrentan las familias dirialeñas, decidió impulsarlo como una fundación sin fines de lucro.
Algunos de estos obstáculos son la mala alimentación, la falta de acceso al agua potable, la falta de cuidado a la salud y la necesidad de algunos niños de trabajar para buscar el sustento de sus familias.
Entonces nace el proyecto, con el único propósito de crear conciencia de la problemática y además, proveer ayuda a través del empoderamiento local de las familias, según la presidenta del programa, Trecy Finch.
Entre otras cosas, ayudan con la entrega de zapatos, uniformes escolares, cuadernos, lápices, libros, medicinas y comida. Cuentan con el servicio de una enfermera y una sicóloga que atienden permanentemente a los niños.
Según la presidenta, la experiencia en la administración de negocios les ha ayudado a mejorar el trabajo social, el servicio comunitario, los proyectos de voluntariado, la educación y la recaudación de fondos.
Escuelas beneficiadas
La escuela “Ruiz Castillo” es la más grande de Diriá y tiene 550 estudiantes en el nivel de primaria.
Los trabajos a realizarse en esta escuela son la construcción de una cocina y reconstrucción del cielo raso, que está en malas condiciones.
La otra beneficiada es la escuela “Anne Frank”, ubicada en las afueras de Diriá y cuyo único camino está en pésimas condiciones. Esta escuela atiende a 250 alumnos, en la modalidad preescolar hasta tercer año de secundaria.
Aparte de eso, se necesita construir nuevas letrinas, porque las existentes están en condiciones insalubres.
Según Finch, otra de las metas del proyecto es facilitar el acceso a las escuelas de una mayor cantidad de niños, así como materiales educativos, medicamentos y agua potable. También ayudar a los niños para que tengan una nutrición adecuada.
“Más del 90 por ciento de los niños sufren de parásitos, los que les causan diarrea y mal nutrición, hay también problemas de alergias, hongos, fiebre de dengue y otras enfermedades”, señaló Finch.