Departamentos

Hacinamiento y escasez en “La Chácara”

* Reclusos agradecen la oportunidad de estudiar y formarse en profesiones y oficios, pero lamentan la incomodidad

Máximo Rugama

Muy preocupadas se encuentran las autoridades del Centro Nicaragüense de los Derechos Humanos, Cenidh, filial regional Estelí, debido a la sobrepoblación penal que hay en el Sistema Penitenciario Puertas de la Esperanza, conocido como “La Chácara”.
El licenciado Alberto Rosales, asesor del Cenidh en Estelí, urge mayores recursos para garantizar al menos lo básico a los reos, a los que reconoce sus derechos humanos, en consonancia con la filosofía de los centros penales del país, que es la de rehabilitar o reeducar a las personas que cometieron delitos, para que al salir de prisión puedan reintegrarse a la sociedad.
Consecuentemente, en “La Chácara” numerosos reclusos han cursado estudios de primaria, secundaria, universitaria y técnica, lo que incluye el aprendizaje de oficios, por lo que agradecen esa oportunidad de formación y estudios, pero lamentan el hacinamiento de más de 250 personas por encima de la capacidad, y la falta de recursos.
El director del centro, alcaide Luis Félix Cruz Urbina, reconoció que esta situación provoca desestabilización y actos severos de indisciplina entre los privados de libertad, pues en las celdas donde debiera haber ocho reclusos, la verdad es que hay catorce y hasta dieciséis, en abierta violación al espacio vital que los reglamentos internacionales garantizan a cada preso, que es de cuatro metros cuadrados.
Si bien el presupuesto se ha mantenido, éste se deteriora cada vez que ingresan nuevos reclusos. El Estado garantiza sólo diez (10) córdobas con veinte centavos como presupuesto para la alimentación diaria de un privado de libertad.
Muchas de las limitaciones las enfrentan gracias al apoyo que realizan los patronatos pro ayuda a los privados de libertad que hay organizados en ciudades como Ocotal, Somoto y Estelí. En diversas colectas, los miembros de los patronatos consiguen paquetes con productos de consumo básico como pasta y cepillos dentales, jabón y papel higiénico. El patronato de Somoto es uno de los más activos actualmente.