Departamentos

Víctimas de delincuentes dentro del propio instituto


Fermín López

Puerto Cabezas
Maestros y estudiantes del Instituto Nacional Hermanos Costeños dicen que ya no aguantan a grupos de delincuentes que frecuentemente llegan a las aulas donde se están impartiendo las clases y armados de machetes despojan a los estudiantes de sus bolsos, relojes y prendas, y después se dan a la fuga burlándose de la dirección y los demás profesores que observan impotentes esta situación que pareciera ser sacada de las escenas de una película.
Cansados de tantos abusos e inseguridad los docentes y alumnos mandaron una carta al jefe de seguridad publica de la Policía de Puerto Cabezas, comisionado Mateo Medrano, solicitando apoyo para que haya vigilancia policial durante los tres turnos, para poder continuar con las clases, pues de lo contrario se verán obligados a suspender las actividades académicas, porque la vida de los estudiantes y profesores está corriendo peligro.
Se trata de un centro público que está ubicado en el barrio El Muelle y cuya condición física es deplorable. Sin embargo, la necesidad de estudiar ha empujado a unos mil doscientos estudiantes divididos en tres turnos a correr el riesgo cada día de ser asaltado, o asesinado por uno de los tantos delincuentes que todos los días, además de robar, llegan a manosear a las estudiantes.
El caso más reciente se presentó el pasado lunes en horas de la tarde, cuando alumnos del cuarto año se encontraban recibiendo clases y fueron intimidados por tres jóvenes que armados de machetes entraron al aula y despojaron al joven Armando Domingo, de 16 años, de un reloj.
Otro de los tantos casos es el de Ferry Michel, de 16 años, quien de la misma manera fue intimidado con un cuchillo y le quitaron una cadena de oro.
Los testigos señalan que el año pasado se dieron varios casos pero que uno de los más graves se dio cuando un antisocial en estado de ebriedad entró al aula e hirió a uno de los estudiantes.
Lo interesante de estos casos según sus víctimas es que todos han sido denunciados ante la Policía Nacional, pero éstos nunca han hecho nada, solamente les prometen que van a revisar el caso pero eso queda en palabras nada más, dijeron.
Norlan Casanova, profesor del centro, manifestó que de tantos abusos un día se puede dar una verdadera tragedia cuando alumnos y profesores reaccionen en defensa propia.
Policía dice que no
Por su parte, el capitán Celestino Aguirre, de Relaciones Públicas de la Policía, expresó que es imposible garantizarles la vigilancia permanente del centro y que lo que recomendaban es que la dirección contrate los servicios de un vigilante y le pongan el cerco al centro.
Aguirre agregó que la Policía ha estado garantizando la presencia en esos lugares pero solamente en las horas pico y que cuando ellos dan la vuelta llegan los delincuentes a cometer sus fechorías.