Departamentos

Gran esperanza para caficultura de Carazo


Alberto Cano

Jinotepe
El Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (Marena) autorizó la construcción y funcionamiento del beneficio de café húmedo “El Hacha”, tal como ha sido denominado el proyecto que ha despertado el interés de los caficultores del Pacífico, los cuales esperan mejorar la calidad del café ya procesado para exportación, el que con mucho sacrificio es cultivado en esta región del país.
El ingeniero Sergio Baltodano, veterano caficultor de Diriamba, dijo que en momentos en que muchos daban por muerta la caficultura en el Pacífico, surge ahora una esperanza para los productores, porque los beneficios donde se procesaba el grano lucen obsoletos desde hace buen rato, lo que repercute en la calidad del producto, aun cuando el café de esta zona está demostrado que es el mejor que se produce en el país, por sus niveles de acidez, dijo el entrevistado.
Luchadores del café
Estimó por tanto que la instalación del beneficio ecológico es lo mejor en este momento para la caficultura de esta región, y en especial para los productores de Carazo, que han sido fieles al llamado “grano de oro”, y que pese a las adversidades, desde la implementación del plan de renovación conocido como Conarca, que devastó las plantaciones, han luchado para mantener viva la caficultura.
El ingeniero Rafael Márquez, de Sajonia S.A., que tiene a su cargo la construcción del beneficio, dijo que con la autorización del Marena están listos para comenzar la obra que lleva a estas alturas una inversión aproximada a los 300 mil dólares.
La institución protectora del Medio Ambiente, destacó Márquez, finalmente vino a dar la razón a los impulsores del proyecto del beneficio húmedo en Carazo, por cuanto a su criterio, lo que hizo el Marena fue ratificar que el proyecto no representa amenaza alguna para el medio ambiente, y que por el contrario, el tratamiento adecuado a las mieles, los planes de arborización y los viveros, más bien redundarán en beneficio del ecosistema de la zona del “Triangulo de oro”, que es donde el beneficio comenzará a ser levantado en poco tiempo.
Riguroso control de mieles
En la resolución del Marena hay algunas recomendaciones que los impulsores del beneficio se comprometen a respetar. La principal tiene que ver con el riguroso control a las mieles para que no haya contaminación en el manto acuífero, lo que según el ingeniero Márquez, será resuelto con la instalación de biodigestores, aunque la profundidad de las aguas en esta zona tampoco permite que se produzca contaminación alguna.
Por otro lado, y como parte de los compromisos adquiridos, ya comenzó la distribución de árboles frutales y maderables a los colegios y alcaldías de Carazo, y para este año se pondrá en práctica la entrega de cien mil árboles de café para renovación de unas cien manzanas. Para el año entrante, esa cantidad de viveros se duplicará a favor de los pequeños caficultores, dijo el ingeniero Márquez.