Departamentos

Persisten salarios bajos en zona franca de Diriamba


Alberto Cano

Diriamba

Un ejemplo de que empleados y empleadores se pueden llevar bien y unir esfuerzos para mejorar la productividad en beneficio de una empresa lo constituye la buena armonía que mantienen en la zona franca de Diriamba tanto el sindicato como la patronal, de cuyas relaciones hay beneficio mutuo, según afirmó la sindicalista María Concepción Estrella.
Alentados por la Central Sandinista de Trabajadores “José Benito Escobar” y en momentos en que las relaciones entre los trabajadores y la administración de la Zona Franca “Guanica” no estaban tan bien que se diga fue que nació el sindicato “11 de Septiembre”.
Lo primero, dijo la sindicalista, fue hacer comprender a la administración que la empresa de capital coreano necesita de los trabajadores y éstos a su vez necesitan de la patronal y el trabajo, por eso lo esencial era armonizar las relaciones y de ahí en adelante todo ha sido ganancia para uno y otro lado.
Los trabajadores, por ejemplo, lograron mejorar el trato de los supervisores y frenar una serie de abusos cometidos, incluso los despidos injustificados fueron finalmente superados.
Se trabajó, asimismo, en el convenio colectivo, que fue aceptado por la patronal, logrando, entre otros beneficios, un comedor, media hora de descanso, inserción al seguro integral del INSS, reconocimiento de horas extras, vacaciones, comisariato y el reconocimiento del sindicato, que es a juicio de la dirigente lo más importante que se ha logrado hasta ahora porque la patronal reconoce el legítimo derecho que tienen los obreros a organizarse y luchar por sus reivindicaciones.
Recientemente y como parte de una campaña alentada por la Central de Trabajadores a los sindicalistas se les permitió colocar afiches en los que se destaca la importancia del reconocimiento a las estructuras sindicales. En la zona franca “Guanica”, que funciona en la antigua fábrica de sacos, “Sacsa”, carretera al mar, hay en la actualidad mil 200 trabajadores, el 80% de los cuales están afiliados al sindicato.

Salario sigue bajo
Respecto al salario, según el sindicato, no es el mejor, pero hay pláticas para mejorarlo. Actualmente, el mínimo del salario anda por los mil 300 córdobas y cada vez que existen problemas el diálogo y la persuasión es la mejor manera para solucionar los conflictos.
Los trabajadores, en tanto, cumplen con los horarios de trabajo, mejoran la eficiencia y la eficacia en el desempeño de sus quehaceres y eso permite mantener una producción óptima en beneficio de la empresa y de esa manera hay beneficios compartidos, señaló la sindicalista.