Departamentos

Sangre pugna por salir en Chococente

* Se calienta conflicto de tierras entre potentado, campesinos y, de remate, dos gringos

Alberto Cano

Jinotepe
La sangre podría correr nuevamente en Chococente, esta vez porque campesinos socios de la cooperativa “Carlos Borge” dicen haberse cansado de las tropelías que aseguran comete el terrateniente Antonio Barberena, quien ahora se encuentra en litigio con dos norteamericanos, a uno de los cuales, según la propia víctima, Barberena pretende despojar de un poco más de 29 manzanas de tierra.
El caso corresponde al californiano Mathew John Prezzano, quien sostiene haberle comprado las tierras a don José María Silva, un nativo de la zona, en el año 2005, propiedad que conforme el estadounidense está debidamente registrada e inscrita y cuya compra asegura fue legal.
Barberena, considerado uno de los terratenientes más fuertes del municipio, según el denunciante, tiene la costumbre de amedrentar a sus oponentes. Asimismo, campesinos de la zona, a quienes el mismo Barberena habría despojado de sus tierras, lo acusan de usar matones y de sembrar el terror bajo argucias legales, con supuesto apoyo de jueces y policías.

Jueza prohíbe entrar a los dos bandos
Al mismo señor Barberena se le achaca el hecho de haberse apropiado de una buena parte de terrenos costeros, muchos de los cuales están protegidos por la Ley Agraria de 1917, pero con Prezzano, don Antonio no hizo excepción, pues de pronto, según el gringo, apareció cercando su propiedad, sin ningún derecho, porque esas tierras legítimamente fueron compradas y la persona que las vendió ha testimoniado que nunca le ha vendido al señor Barberena, dijo el estadounidense.
Por su parte la juez de Teresa, Claudia María Padilla, sensatamente resolvió que mientras dure el juicio ni el extranjero ni Barberena tienen derecho a entrar a la propiedad, no obstante, don Antonio, pasando sobre esa disposición, mandó a sus trabajadores, la mayoría de ellos armados, a que cercaran la finca, pero se espera que la juez restituya la propiedad a favor del estadounidense y con apoyo de la Policía elimine las cercas que Barberena ha colocado.
Prezzano aguarda ahora que su caso no quede impune como otros que, según dice, Barberena ha ganado, no se sabe cómo, porque a cooperados y otras personas que adquieren propiedades en la zona costera los despoja de éstas.

Alcalde jinotepino en tercería
El alcalde de Jinotepe, Álvaro Portocarrero, confirmó que Barberena es quizás el terrateniente más fuerte en el municipio, junto a un señor apellidado Del Carmen, en Huehuete.
Según el alcalde, estas personas serán llamadas para que expliquen cómo es que adquirieron esas tierras, gran parte de las cuales pertenecen al Estado y están protegidas por la Ley Agraria de 1917.
El presidente de la cooperativa “Carlos Borge”, Marcos Antonio Umaña Obando, cuyos socios acusan a Barberena de apropiarse de más de mil manzanas que los campesinos recibieron de la Reforma Agraria, señaló que camionetas con hombres armados pasaron a enmontañarse y que el señor Barberena habría dado órdenes de matar si fuese necesario, en especial a los que le han hecho resistencia.
Después de conocida esta versión, EL NUEVO DIARIO intentó hablar con el señor Barberena, pero vía telefónica gentilmente nos atendió su esposa, doña Isolda Molina de Barberena, quien negó que su esposo tenga matones y que deseen causarle daño a terceras personas.

Señora Barberena se defiende
“Lo que estamos haciendo y llegaremos hasta el final es defendiendo en los juzgados derechos legítimos que hemos adquirido porque esas tierras las compró mi esposo a los parceleros y todas esas tierras están legalmente registradas y hay planos y escrituras”, dijo la señora Barberena.
Rechazó, asimismo, que su esposo le esté quitando un palmo de tierra a los estadounidenses y expresó: “El problema es que esos señores creen estar en su país. En Nicaragua hay leyes y tribunales y deben estar sujetos a lo que decidan esas autoridades y no a lo que ellos desean, porque sólo reclaman y nada tienen para probar que las tierras que reclaman les pertenecen”.
Con relación a que Barberena compra jueces y a la Policía para que lo defiendan su esposa dijo que eso lo debe probar quien haga tal afirmación, mientras en Chococente los campesinos dijeron que se defenderán con piedras, palos y lo que sea porque ya se cansaron de los supuestos atropellos cometidos por Barberena.