Departamentos

Prohíben a ferreterías de Bluefields brindar servicio a domicilio


Fermín López

Puerto Cabezas
Un conflicto entre la alcaldía y comerciantes que brindan servicio a domicilio produjo una carta enviada por el área de transporte de la comuna a todas las ferreterías y abarroteros que brindan el servicio de transporte a sus clientes.
En la misiva, el responsable de transporte municipal, Francisco Wilson, comunica que a partir de la fecha, dando cumplimiento a la Ley de Transporte y disposición administrativa de ese Concejo, queda prohibido que se le brinde el servicio a domicilio a la población.
La orden municipal obedece a demandas de los dueños de transporte de acarreo comercial, quienes se quejaron ante la alcaldía de que los dueños de las distribuidoras y ferreterías los están afectando con el servicio a domicilio.
Advierten a comerciantes
En la carta se advierte a los comerciantes que cualquiera que violente esta disposición será multado la primera vez con la suma de 600 córdobas y si lo repite la multa será mayor, además que se procederá a la ocupación del vehículo y será llevado al depósito municipal.
La decisión la recibieron como un balde de agua fría los comerciantes, quienes se reunieron y decidieron interponer un recurso de amparo porque consideraron que la disposición viola sus derechos.
“Nosotros como comerciantes venimos algunos de otros lugares a contribuir con el desarrollo del municipio, pero nos encontramos conque las autoridades municipales en vez de ayudarnos tratan de perjudicarnos tratando de aplicar decisiones incorrectas; yo les invito a que lean la ley o busquen apoyo en un abogado”, dijo el comerciante Uriel Antonio Urrutia Jiménez.
Ley no es aplicable
a los ferreteros
René Ríos, de la ferretería Kerosén Ríos, explicó que el inciso cuarto del artículo veintidós de la Ley de Transporte es claro al referirse al transporte de químicos u otras sustancias peligrosas y no es aplicable a los ferreteros y abarroteros, por lo que inicialmente sugirió que traten de conversar con el Concejo y si no ceden, se irían por la vía judicial.
Una fuente ligada a la alcaldía de esta ciudad señaló que había recomendaciones de no enviar esa carta porque se estaría cayendo en la ilegalidad, pero esa consideración no fue tomada en cuenta por la administración municipal.
Por su parte, Arturo Chow, Presidente de la Red de Defensa del Consumidor, dijo que la decisión de la alcaldía es arbitraria y lesiona el bolsillo de la población, la cual se vería obligada a pagar grandes sumas por servicio de acarreo comercial.
En esta ciudad el servicio de acarreo es considerado como el más caro del país; por muy corta que sea la carrera no cuesta menos de cien córdobas, pero si el camionetero ve que la carga es grande cobra por pieza, de manera que mover un saco de hielo o de arroz no cuesta menos de diez córdobas, mover un bloque cuesta dos córdobas, de tal manera que al final la población debe de pagar el treinta por ciento aproximadamente del costo de su carga en servicios de acarreo comercial.