Departamentos

Denuncian destrucción de bosques


Zelaya Central
La delincuencia ambiental continúa, ésta es la expresión de productores del sureste de Nueva Guinea, preocupados por la destrucción de los bosques circundantes de la zona. Ellos demandan la persecución de estos depredadores y el rescate de los árboles amenazados en estos momentos.
La Asociación Sano y Salvo, formada por agricultores ecológicos en la RAAS y Río San Juan, realizó una reunión de urgencia en la zona del río Punta Gorda con campesinos de la reserva Cerro Silva, para plantear las amenazas contra la madre naturaleza.
Varios productores conscientes sobre la situación del medio ambiente en esa zona de alta biodiversidad aprovecharon para expresar sus inquietudes. Se mostraron preocupados, porque según ellos continúa el abuso de la naturaleza, y especialmente el despale indiscriminado de las últimas “burritas” de bosque que quedan en esa parte del país. Ellos han oído de la situación actual en Juigalpa, Santo Tomás, Acoyapa y Villa Sandino, en Chontales, donde ya el agua es un recurso en extinción y la desertificación avanza a pasos agigantados.
Depredadores avanzan
Los miembros de la Asociación dijeron que la misma gente que destruyó la abundancia y belleza de Boaco y Chontales es la que ahora está destruyendo la RAAS sin ninguna consideración de las necesidades, prioridades y deseos de la gente del lugar. Mencionan a tres individuos ganaderos, entre ellos un diputado que está destruyendo los recursos naturales y el futuro de sus hijos.
Mencionan a Edgar Suárez, habitante de la colonia La Unión, Nueva Guinea, quien compró una propiedad de 50 manzanas de bosque virgen a Alexander Benavides en Santa Isabel, El Castillo, en Río San Juan. Este individuo está tumbando 40 manzanas, destruyendo la variedad de vida silvestre que existe en este territorio y las fuentes de un río caudaloso que pasa por esa finca.
El segundo depredador de bosques es Nicolás Tercero, quien vive en El Triunfo, municipio El Almendro, Río San Juan. Según los denunciantes tiene 1 mil 200 manzanas de tierras con bosques vírgenes en la zona del río Pejibaye, una zona protegida. Tercero ha dicho que tumbará 100 manzanas de bosques.
Y el tercer caso que mencionan es el del diputado por la Región Autónoma del Atlántico Sur (RAAS), Francisco Sacasa, muy criticado por los pobladores. Expresan que se ha hecho dueño de miles de manzanas de tierras sobre las riveras del río Kukra River y Caño Negro. Denunciaron que sólo esta persona tumbó más de 100 manzanas de bosques.
Finalmente mencionaron el caso de las reservas del Cerro Silva, Indio Maíz y Mon­tes Verdes, donde hay gente muy pegada al carril de las reservas y otros que están despalando dentro de las reservas o áreas protegidas para sembrar pastos y llevar ganado.
Los campesinos, en aras de proteger la naturaleza, han denunciado estos delitos ambientales ante la Procuraduría Ambiental en Bluefields. La misiva está firmada por José Ramón Jarquín, Presidente; José Santos López Lira, Secretario; y Freddy López Jarquín, Tesorero de la directiva de la Asociación Sano y Salvo.