Departamentos

Escepticismo en Estelí

* Falta de una definición clara en políticas económicas causa opiniones encontradas * Aunque salud es gratuita, hospitales en este departamento siguen entregando recetas * En educación: aulas atestadas de alumnos, faltan pupitres y hay escasez de maestros

Máximo Rugama

Opiniones encontradas sobre el papel del gobierno de Daniel Ortega han surgido en diversos sectores de la población esteliana.
El presidente de la Cámara de Comercio e Industrias de Estelí, Roberto Moncada Jirón, señaló que en estos cien días de gestión, aunque el gobierno no tiene definida una política económica clara, coherente, en una escala de valores le otorga un siete.
En tanto ciudadanos como Fausto Salablanca, coordinador de una asociación de “cachorros”, indicó que con ellos este gobierno, si bien es cierto no está aplazado, debe preocuparse más por materializar beneficios para los que siempre han mantenido olvidados, y en la misma escala de valores otorgó seis. Para este ciudadano, la actual administración, en el plano económico, no debe de rechazar ninguna iniciativa como el Cafta, Plan Puebla Panamá, las propuestas para producir etanol y los proyectos de biodiesel. Según él, estas perspectivas el gobierno las hizo a un lado y puso al frente al petróleo del presidente Hugo Chávez.
Teme que este tipo de relación con Chávez involucre a Nicaragua en un conflicto internacional de intereses y tensar las relaciones con países como Estados Unidos, por lo que cree que es tiempo que la actual administración adopte una actitud neutral.
Mientras que Jhonny Díaz, coordinador de proyectos de la Red de Jóvenes de Estelí, afirmó que las expectativas que tenían con este gobierno, todavía no se cumplen. Aspectos como la pobreza, según dijo, se siguen profundizando, y la carestía de la vida es más que evidente. “Cada día los recibos de luz, agua y teléfono llegan a las familias más caros, pese a que uno ahorra”, dijo. Al igual que Díaz, otros muchachos señalan que en la educación y la salud no se ha mejorado mucho, las condiciones siguen iguales o peores, porque en las aulas no hay pupitres y los maestros no tienen la oportunidad ni siquiera de sentarse un momento, acotó.
En seguridad alimentaria la situación no está muy clara, porque hambre hay en la ciudad y el campo, y ese paquete del gobierno del bono productivo, además de ser insuficiente, es sólo para la zona rural.
Otro aspecto que abordó Díaz es que el gobierno en estos cien días se ha mantenido divorciado de ONG, a los que ha marginado y criticado.
Los entrevistados tienen la esperanza que al llegar al segundo semestre las cosas se enderecen y el gobierno corrija errores.
Darle oportunidad
Taxistas abordados señalaron que el gobierno ha hecho cosas buenas y que son pocos los errores, por lo que se le debe dar una oportunidad.
Si bien es cierto sentenciaron que el precio de los combustibles ha subido, eso no es política de Ortega, aseguraron.
En las cuestiones de empleo, jóvenes como Díaz señalan que el gobierno debe de trabajar más en su política de reconciliación.
Por su parte, el productor Félix Antonio Midence, de Pueblo Nuevo, dijo tener confianza en la actual Administración y en que ésta buscará solucionar el problema de la tierra y la reactivación económica y productiva en el campo.
Juan Antonio Castellón, campesino de San Juan de Limay, de igual forma detalló que tiene cifradas sus esperanzas en el actual gobierno, para que haya una mejoría en el campo, y que sobre todo exista un comercio más justo.
“Si bien es cierto que hay libre comercio y empresa, dijo Remberto Martínez, de Condega, consideramos que el gobierno debe implementar una serie de controles que en materia de precios y comercialización beneficie a los más pobres”.
El obrero del tabaco, Santos Daniel Hernández, originario de La Trinidad, espera que el gobierno de Ortega implemente una política de salario mínimo justa y la cumpla, porque con los gobiernos anteriores, en los últimos 16 años los empleadores hicieron sus caprichos.
Roberto Moncada fue claro al señalar que estos cien días de gobierno han sido únicamente de acomodo. Dijo que desde noviembre se sintió un clima de recesión económica y que el volumen de las ventas se ha visto reducido considerablemente, comparado con el del período de enero a abril de 2006. Esperan que en el segundo semestre del año el gobierno inicie acciones con más claridad, porque no tendrá como excusa la reorganización.