Departamentos

Restauran edificio de la Alcaldía de Ocotal

* Autoridades locales prometen restaurarlo para devolverle su fachada original de finales del siglo XIX

Leoncio Vanegas

Ocotal
Para tener más autoridad legal y moral en la exigencia del rescate y conservación del centro histórico de esta ciudad, la alcaldía ha iniciado la restauración, reparación y ampliación de su propio edificio de dos plantas.
Se trata del mismo inmueble desde donde el capitán Gilbert Haffield, al mando de la Marina norteamericana que estuvo destacada aquí, conminó al general Augusto C. Sandino y a su ejército a rendirse al término de 72 horas, ultimátum que el héroe de Las Segovias lo revirtió con una audaz respuesta que concretó la madrugada del 16 de julio de 1927, que consistió en un mordaz ataque a punta de metralla a tal extremo que los gendarmes extranjeros se vieron obligados a apoyarse en la aviación militar para disuadir a los rebeldes.
Pero también la reparación ha sido obligada por las circunstancias del tiempo; el piso --todo de madera-- de la segunda planta, está carcomido por polillas y por el paso de los años, al punto que se convirtió en un riesgo para el Concejo y ciudadanos que participan en las sesiones o en reuniones oficiales.

Forma parte del patrimonio histórico
Desde 1997, con la administración de Martha Adriana Peralta, la municipalidad inició un proceso de restauración del centro histórico, y mediante una ordenanza, los moradores del centro están obligados a solicitar un permiso de construcción antes de realizar cualquier edificación o remodelación, pero nunca modificar fachadas antiguas, las que también siempre deberán lucir con sus tejas de barro.
Los habitantes comentaban que el ejemplo debía comenzar por casa, en alusión al edificio de la alcaldía, que tiene borrada su antigua fachada y el techo de zinc.
La vicealcaldesa, Jilma Rodríguez Flores, dijo que el mejoramiento de la longeva construcción que data de finales del siglo XIX, se realizará en tres etapas: reparación, restauración y ampliación.
Indicó que la inversión inicial será de 950 mil córdobas, aportados por el Programa de Atención de Poblaciones Urbanas (PAPU), que subvenciona la Unión Europea para las ciudades cabeceras de Jinotega, Matagalpa, Madriz y Nueva Segovia.
Especificó que los trabajos, que están por iniciar, consistirán en el reemplazo del entrepiso de la segunda planta, que internamente quedará ensamblado en perlines y canaletas de metal, y cubierto de concreto y de fina cerámica; además, de remodelación de oficinas en el primer piso.