Departamentos

Urge ayuda para repatriar cadáver


El señor Fernando García Ríos, oriundo de León, pide a las autoridades de la Cancillería Nicaragüense respaldar la solicitud de repatriación del cadáver de su hija Gloribel García Rayo, de 26 años, quien murió el pasado 26 de enero en el Condado de Dural, en Tejas, Estados Unidos, cuando intentaba entrar ilegalmente a ese país.
La joven Gloribel fue abandonada a su suerte por el “coyote” que contrató en Costa Rica para trasladarla ilegalmente hacia Estados Unidos. Desdichadamente murió al igual que dos salvadoreños que la acompañaban por la ola de frío que azota el Condado de Dural.
El comandante Ramiro Ramírez, miembro de la Unidad Criminal de Investigación de Tejas, Estados Unidos, encontró los cadáveres, y con la ayuda del Consulado de México se logró averiguar la identidad de los mismos.

No tiene para costear repatriación
Según Fernando García Ríos, la repatriación del cadáver de su hija tiene un costo superior a los cuatro mil dólares, y necesita que las autoridades nacionales lo apoyen para hacerlo realidad.
“Mi hija quería cambiar de vida, ayudar a su hermana menor para que concluyera sus estudios universitarios. Deja en la orfandad a un niño de cinco años”, expresó García Ríos, quien carece de recursos económicos.
Cualquier ayuda pidió enviarla al reparto Primero de Mayo, tercera etapa, segunda calle, en León.