Departamentos

Se quejan de jueza civil de Rivas

* Tres personas la acusan por retardación de justicia en sus casos, y dicen que otros procesos similares los resuelve hasta en una semana * Jueza alega que todo se debe a recarga laboral

Lesber Quintero

Tres personas de la ciudad de Rivas señalaron a EL NUEVO DIARIO que después de Semana Santa acusarán ante la Comisión Disciplinaria de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) a la juez Local de lo Civil de Rivas, Carolina Quintana, por retardación de justicia en perjuicio de ellos, ya que desde hace tres años los viene haciendo perder tiempo y dinero en abogados y no se pronuncia sobre sus casos.
Uno de los quejosos es Manuel Eduviges Aburto, quien con documentos en mano revela que desde hace tres años interpuso una demanda laboral en contra de su patrón, ya que lo despidió y no le canceló sus prestaciones sociales, “pero siempre que vengo me dicen que regrese, que en la otra semana me resuelve, y ese es el cuento de siempre y ya estoy cansado”, dice.
Los otros denunciantes son doña Feliciana Carrión Morales y María Concepción Martínez, al igual que Aburto interpusieron ante la juez Quintana una demanda laboral en contra de sus patrones, por que fueron despedidas y no les cancelaron todas sus prestaciones. En estos dos casos las querellas fueron interpuestas hace dos años.
Es por este enorme lapso de tiempo que estas tres personas están decepcionadas de la judicial, y procederán a acusarla, ya que para colmo tienen pruebas abundantes de que casos similares, que han llegado después de los de ellos, han sido resueltos hasta en una semana, “o sea, de manera ágil, y son demandas laborales como las nuestras”, explicó Aburto, tras agregar que por esta retardación quizás hasta han perdido más dinero de lo que iban
a recibir si ganaban el proceso.
Como ejemplo de estos casos ágiles que ha resuelto la juez en una semana está el caso del dueño del restaurante El Campeón, Sergio Treminio Baldelomar, quien fue demando por su ex trabajador Álvaro José Gutiérrez, el cual le interpuso una demanda laboral por falta de pago, y en este caso la juez Quintana dictó el cinco de octubre de 2006 una sentencia en la que no da lugar a la demanda.
Por su parte, la versión de la jueza es que la tardanza en estos casos se debe a que tiene demasiado trabajo, porque ella sola ve muchos casos, incluso algunos que llegan de otros juzgados. De igual manera dijo que las demandas de divorcio y de pensiones alimenticias son las que más le llegan, y a ellas les ha dedicado más tiempo, “pero después de Semana Santa vamos a ocuparnos de las demandas laborales, porque todas son importantes”, concluyó diciendo la judicial, quien se notó algo esquiva.