Departamentos

Vertedero municipal continúa ardiendo

* Toneladas de basura mantienen atmósfera atiborrada de gases nocivos

El treinta por ciento de la basura acumulada en el vertedero municipal de Masaya continúa ardiendo, después de que un voraz incendio arrasara con 36 toneladas. Han pasado cinco días y losbomberos, la Defensa Civil y las alcaldías solidarias hacen hasta lo imposible por exterminar las llamas.
La situación es tan compleja que la Alcaldía Municipal decretó el viernes estado de Alerta Roja en las comarcas aledañas al sector del
vertedero y Alerta Amarilla en toda la ciudad, debido a la exposición constante de la población a los gases tóxicos que emanaban del lugar.
De igual forma, fueron evacuadas por la municipalidad 18 familias cercanas al basurero municipal, mientras pasaba la emergencia.
El siniestro, nunca visto en esta ciudad, amenazaba con exterminar 120 mil toneladas de basura acumuladas durante los últimos seis años.
Han pasado ya cinco días y el incendio continúa representando un peligro para los pobladores de las comarcas Pacayita y El Túnel.
Allan Gutiérrez, divulgador de la Alcaldía, dijo que el alcalde Orlando Noguera solicitó la presencia del Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres --Sinapred-- con el fin de que envíen de emergencia maquinarias, equipos y medios que garanticen el restablecimiento de la situación de emergencia creada en el vertedero municipal.
Cecilia Gaitán, delegada de MiFamilia en Masaya, dijo que de las 18 familias que han sido evacuadas, 90 adultos y 25 niños, sólo una de ellas aceptó alojarse en la sede la Cruz Roja. El resto se disgregó en casa de familiares.
Por su parte, el Sistema de Atención Integral en Salud, Silais-Masaya, continúa brindando asistencia médica a las personas afectadas y coordinó la creación de un albergue en la escuela Elena Ortiz, el que no fue utilizado por los afectados, dado que se negaron a concentrarse en el lugar mientras pasaba la emergencia.

Bomberos alertan
Valeria Imhof -La población de Masaya sufre las consecuencias de los gases tóxicos, señaló por su parte el comandante Miguel Alemán, segundo jefe de la Dirección General de Bomberos, DGB.
Alemán dijo que miembros de esa institución aún continúan trabajando para tratar de controlar cualquier conato de incendio que pudiera repetirse debido a la gran cantidad de basura en el lugar. “No hay fuego pero sí hay mucho humo que está contaminando prácticamente a toda la ciudad, porque recordemos que ahí hay desechos de materiales y sustancias peligrosas que están maltratando el ambiente y a la vez a las personas”, declaró Alemán.
El jefe bomberil mencionó que la DGB ha recomendando a las autoridades municipales trasladar el vertedero a otro lugar debido a que la dirección del viento produce que los malos olores y los gases contaminantes afecten a los pobladores. “Técnicamente estamos dando esa recomendación porque en ese punto la dirección del viento azota directamente hacia la ciudad”, señaló.