Departamentos

Extraña peste diezmó a cerdos de “San Pancho”


Róger Olivas

El Sistema Local de Atención Integral en Salud (Silais-Chinandega) mantiene vigilancia epidemiológica en el municipio de San Francisco de Cuajiniquilapa, frontera con Honduras, ante la muerte repentina de 15 cerdos, los que presuntamente se intoxicaron con la semilla de güiligüiste.
La doctora Luisa Amanda Caballero, funcionaria del Silais departamental, informó a EL NUEVO DIARIO que la muerte porcina se registró en las comarcas El Terrero, Las Jaguas, El Cacao y el área urbana del municipio de “San Pancho”, donde la población teme consumir carne de cerdo.
“Los cerdos no se podían parar, tenían las patas debilitadas, insuficiencia respiratoria y estaban quejumbrosos”, dijo la funcionaria, quien agregó que inmediatamente se trasladó junto al doctor Ignacio Campos, veterinario del Ministerio Agropecuario y Forestal (Magfor), a las vecindades fronterizas.
Prohibieron destace y consumo
Precisó que personal especializado recolectó muestras de sangre de los cerdos, y Campos remitió un informe al Silais, en el que especifica que probablemente la muerte porcina se debe al consumo de la semilla del árbol de güiligüiste, cuya pulpa es ingerida por personas y aves de corral, pero no les causa daño.
La doctora Caballero afirmó que junto a su colega Octavio Chávez, Director de Higiene y Epidemiología de Chinandega, se trasladaron al municipio de San Francisco de Cuajiniquilapa, donde constataron la afectación de los cerdos, y prohibieron su destace y consumo.
A la espera de resultados
Manifestó que practicaron autopsia en un cerdo, reunieron tejidos del cerebro, nervios inferiores y columna vertebral, los cuales remitieron a un laboratorio especializado de Estados Unidos de Norteamérica, y están a la espera de los resultados para determinar con certeza la causa de los decesos.
Aseguró que por el momento cesó la muerte de los porcinos, y agradeció a la población, alcaldes y representantes de instituciones gubernamentales, entre otros, que contribuyeron al no consumo de la carne de los cerdos muertos de manera inesperada. Añadió que no hubo víctimas humanas.
Al final, dijo que monitorean los municipios de Villa Nueva, Somotillo, San Juan de Cinco Pinos, Santo Tomás del Nance, San Pedro de Potrero Grande, y otros donde existen árboles de güiligüiste, los cuales aparentemente terminaron la producción de semillas, y debido a eso no hay más muertes porcinas.