Departamentos

Litigio por tierras llega a Marina Puesta del Sol


Róger Olivas

Auxiliado con abundante documentación legal y acompañado por sus asesores jurídicos, el empresario Eddy Jerez Lacayo, originario de la ciudad de León, demostró la legitimidad de su propiedad de seis manzanas de tierra ubicada en el sector de Aposentillo, jurisdicción de El Viejo, la cual es reclamada por Roberto Membreño, socio de la Marina Puesta del Sol.
El empresario relató a EL NUEVO DIARIO que el gobierno sandinista de la década del ochenta repartió miles de manzanas a campesinos pobres de la zona que habían sido avasallados por terratenientes somocistas.
Además, otorgó título de reforma agraria por 120 manzanas a la Cooperativa de Crédito y Servicio “Augusto César Sandino”, las cuales se desmembran del título matriz, con el número registral 35192.
Jerez Lacayo afirmó que esa cooperativa vendió a Bianka José Larios Bravo la cantidad de 40 manzanas de tierra, y ésta a su vez las comercializó con su madre Josefa Dolores Bravo Báez, con la escritura pública 37, protocolo tres.
En su testimonio Bianka José Larios Bravo asegura que en el lote existen dos pilas de concreto con capacidad aproximada de 30 mil galones de agua, y construidas por Ayuda Popular Noruega (APN) para abastecer a las familias pobres del sector.
Como parte de una investigación periodística de EL NUEVO DIARIO, comprobamos que esas pilas no funcionan y están a varios kilómetros de la Marina Puesta del Sol, en la comarca Aserradores.
“Roberto Membreño, en su afán de apoderarse de mi propiedad, dijo que las pilas abastecerían de agua el complejo turístico, pero es falso”, dijo el empresario metropolitano al señalar los depósitos completamente vacíos.
Agregó que recientemente en un escrito publicado en otro diario de circulación nacional, Membreño lo tildó de toma-tierra y de crear inestabilidad a la inversión privada, principalmente en la Marina Puesta del Sol, donde según don Roberto se han invertido varios millones de dólares.
Tras recorrer su propiedad, la cual es protegida permanentemente por varios miembros de una empresa de vigilancia privada, Jerez Lacayo insistió en que le asiste el derecho y no es ningún barbudo toma-tierra ni sedicioso.
Dijo que cree firmemente en la inversión privada para sacar adelante a Nicaragua, pero considera injusto que bajo esa premisa algunos empresarios extranjeros, como el norteamericano Membreño, con falsedades traten de adueñarse de lo ajeno.

Dueño con todas
las de ley
El empresario leonés aseguró que mediante la escritura pública 11 y por medio de adjudicación, la juez Primero de Distrito Civil de Chinandega, Karla Patricia Madriz Miranda, ordenó la subasta de las cinco manzanas de tierra, cuyo propietario era inicialmente el norteamericano William Elwood Wilson, quien tenía una cuantiosa deuda económica con Jerez Lacayo.
“Hice un juicio con acción de pago en contra del gringo, lo gané y la juez me entregó la escritura de la propiedad ubicada en la comarca Aposentillo, con una envidiable vista hacia el Océano Pacífico”, expresó Jerez Lacayo, quien agregó que Madriz Miranda le otorgó dominio y posesión de las tierras el 18 de enero de 2007.
Expresó que instaló una champa y limpió la propiedad, lo cual molestó a Roberto Membreño, quien según don Eddy, utilizó supuestas influencias con la Policía de El Viejo y apresó a dos de sus trabajadores, los cuales fueron “enchachados” y humillados.

El poder del dólar
Denunció que Membreño le manifestó que le demostraría el color que tiene el poder en Nicaragua, dejando entrever que con dólares podría comprar voluntades. Además, dijo que el empresario norteamericano se ufanó del poder que tiene con varios magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ).
“Ese señor está acostumbrado a manipular, pretendió intimidarme, pero mantendré lo que me pertenece, y tengo pensado construir varios condominios para atraer turistas”, manifestó Jerez Lacayo, quien se considera firme creyente de la justicia de Nicaragua.
Expresó que ante la intentona de Membreño de introducir personal de su confianza a las seis manzanas de tierra, se realizó un secuestro judicial de la propiedad, la recuperó, y actualmente la mantiene bien vigilada.
“Membreño me ha causado muchos perjuicios y me reservo el derecho de demandarlo posteriormente, es mentiroso y pretendió hacer una vulgar manipulación en mi contra al tildarme de toma-tierra. Soy honesto, trabajador y estoy en posesión de lo que me pertenece legalmente”, insistió.

Las supuestas argucias de don Roberto
El empresario metropolitano dijo que Membreño introdujo en los juzgados recursos de nulidad para cancelar la sentencia emitida por el Juzgado Primero de Distrito Civil y Laboral de Chinandega contra Leonel Fernando Araujo, quien de acuerdo al dictamen, pretende arbitraria, antojadiza e ilegalmente apropiarse de las seis manzanas en la comarca Aposentillo.
“Con el propósito de enajenarlo y sacarle provecho económico valiéndose para ello de un título de reforma agraria, el señor Araujo, con el referido título, pretende no sólo adueñarse ilegalmente de lo que nunca le ha pertenecido, sino también enajenar el bien inmueble a favor de la Marina Puesta del Sol”, expresa el veredicto.

Esperan resolución favorable
Alfredo Martín Zavala Cuadra, abogado de Roberto Membreño, dijo a EL NUEVO DIARIO que en el Juzgado Primero Civil de Distrito de Chinandega se discute el juicio de nulidad de la sentencia del título de reforma agraria.
“Al parecer, de manera fraudulenta y sin notificar a Marina Puesta del Sol, anularon el título en el Registro de la Propiedad, se puede constatar que no hay ninguna demanda al margen de la propiedad del asiento registral de Marina Puesta del Sol, el cual fue cancelado por la juez suplente Primero de Distrito, Martha Navarrete”, explicó.
El jurista confió en una resolución favorable, y a su juicio, al existir nulidad absoluta y perpetua, la juez podría fallar en el término de un mes.
Agregó que les asiste el derecho, y Membreño aclarará esta situación porque Eddy Jerez Lacayo ha causado perjuicio a los inversionistas de la Marina Puesta del Sol, debido a que en una loma, parte de las seis manzanas, está el acopio de agua que abastecerá el complejo turístico.