Departamentos

Surgen divergencias por veda de camarón y langosta

* Representante de alcaldías aboga por veda total de ambos crustáceos para evitar su extinción, pero dirigentes de los pescadores temen colapso de economía local

Heberto Jarquín

Bluefields / RAAS
Autoridades municipales, regionales y dirigentes de pescadores de la Región Autónoma Atlántico Sur se encuentran enfrascadas en una agria controversia alrededor de la pesca de la langosta y el camarón.
Por un lado, el concejal Dumar Quiroz Angulo, representante del puerto de El Bluff, afirmó que fue delegado por los alcaldes de Bluefields, Luis Gutiérrez, Laguna de Perlas, George Howard, y Corn Island, Alex Dixon, para anunciar que demandan que se decrete una veda total de la captura de ambos crustáceos, porque un estudio reciente indicó que se encuentran bajo amenaza de extinción.
Sin embargo, el concejal regional Guy Cox y el asesor de la Asociación de Capitanes y Marineros Unidos de la Costa Atlántica (Acmuca), René Bonilla, proponen que se disminuyan la pesca del camarón y la langosta, pero que no haya veda total, porque esto provocaría el colapso de la economía de algunas comunidades de la Costa Caribe, como El Bluff y Corn Island, comunidades dedicadas fundamentalmente a la pesca.

Objeción
“Demandamos que el gobierno ordene una veda total porque un estudio del Centro de Investigaciones pesquero y acuífera (Cipa) reveló que las capturas de camarones en el Caribe han disminuido en un 60 por ciento”, indicó el concejal Quiroz.
Quiroz dijo que otra prueba de la escasez de camarones y langostas es que las empresas pesqueras ubicadas en El Bluff están despidiendo capitanes de barco y marineros cada vez que regresan de las faenas de pesca con menos producto.
“Actualmente la veda de los dos crustáceos dura dos meses, pero el Cipa recomienda una veda total de tres meses para el camarón y cuatro la langosta, para que se puedan regenerar”, apostilló Quiroz.

Descalifica a empresarios
Dumar Quiroz fustigó a los empresarios pesqueros Francisco Vannini y Rodney Heardon, señalando que ellos rechazan la veda total aduciendo que no sería positiva. “Dicen que no tienen dónde amarrar sus barcos, pero la verdad es que son inversionistas de enclave que sólo vienen a llevarse los mariscos y se van sin hacer inversiones significativas”, recalcó.

“Heardon propone que se permita salir a pescar al 50 por ciento de la flota y me sorprende que Acmuca, que fue promotora de la veda total que se practicó el año pasado, ahora se ponga del lado de los empresarios y pida una veda parcial”, aseveró.
Dilema
El asesor de Acmuca, René Bonilla, explicó que lo que han pedido al director de pesca, Steadman Fagoth, y al gobierno es que se disminuyan los esfuerzos de pesca durante este año, por la desesperante crisis económica que golpea al sector pesquero, y que en 2008 se aplique normalmente la veda del camarón y la langosta.
“La propuesta es que por esta vez se permita pescar al 40 ó 50 por ciento de los barcos; de esta forma las empresas podrían sufragar los costos de mantenimiento, pues los capitanes y marineros no soportarían las catastróficas consecuencias de una veda total”, sugirió Bonilla.
Bonilla calificó como populista al concejal Dumar Quiroz. “Recordemos que el gobierno acaba de asumir y el mismo Fagoth aclaró que no existen fondos para subsidiar a los buzos, marineros y pescadores artesanales de todo el Caribe”, añadió.
“Se necesitaría al menos un millón de dólares para subsidiar a todo el gremio de los pescadores del Caribe y el gobierno no tiene de dónde sacarlos. Los pescadores del Pacífico están conscientes que ahí se necesita una veda indefinida, pero también necesitarían de un subsidio”, concluyó Bonilla.
Por su parte, el concejal regional Guy Cox coincidió con Bonilla al decir que Dumar Quiroz anda buscando protagonismo político. “Yo ando apoyando al gremio de los capitanes y marineros, quienes fueron los que solicitaron la veda total en años anteriores, pero ahora abogan por la captura limitada de crustáceos, porque no hay otras fuentes de empleo”, explicó.
Finalmente, René Bonilla puso como ejemplo el caso de la RAAN, donde las autoridades regionales decidieron que se mantenga la pesca artesanal y dijo que es el gobierno el que determinará si se aplica o no una veda parcial o total de la captura del camarón y la langosta.