Departamentos

Con apoyo danés Buscan frenar erosión en Rama Cay

* Proyectan construir un muro de contención para impedir que marejadas se traguen islote donde se asienta la capital de los indígenas rama

Heberto Jarquín

Bluefields
Una comisión encabezada por el coordinador de gobierno de la Región Autónoma Atlántico Sur, Pablo Avendaño Zapata, visitó la islita de Rama Cay, ubicada en el extremo sur de la bahía de Bluefields, para investigar “in situ” los estragos provocados por la erosión que amenaza con partir en dos el pequeño cayo habitado por 1 mil 36 indígenas rama.
Abelardo McRea John, dirigente indígena de Rama Cay, dijo que el problema de la destrucción que las marejadas causan en esa pequeña isla pasaba inadvertida, pero a raíz de una publicación de EL NUEVO DIARIO en la edición del viernes 16 de febrero ya se está tomando en serio el problema.
En tanto, el coordinador de gobierno dijo que la embajada de Dinamarca envió a un especialista para determinar las mediadas necesarias para contener la destrucción del cayo, provocada por las olas.
“La solución más viable sería la construcción de un muro de contención con piedras tipo bolones”, explicó Avendaño, quien dijo que se necesitan unos dos millones de córdobas para ejecutar la obra.
Avendaño señaló que el gobierno regional de la RAAS carece de recursos y por eso recurrirán a los cooperantes internacionales, especialmente al gobierno de Dinamarca, que ha ofrecido asistencia para ayudar a frenar la erosión en Rama Cay.
Sedientos
Otro problema que enfrentan los habitantes de Rama Cay es la agobiante escasez de agua dulce, especialmente en verano, cuando se secan los tres pozos comunales que surten del vital líquido a los indígenas que habitan el islote.
Lorenzo Thomas, un joven nacido en Rama Cay, dijo que actualmente se están abasteciendo de agua potable del cayo Padre, donde existe un arroyo. Por eso lo conservamos en su estado natural y nadie lo habita, porque es nuestra única fuente de agua”, explicó.