Departamentos

Hicieron saltar “la tabla” a dos marinos de Bilwi


Puerto Cabezas
Dos marinos escaparon de una muerte segura en el mar Caribe nicaragüense cuando el capitán de la embarcación para la que trabajaban los echó del barco y los abandonó.
Lawrence Kenly Richaldson, de 20 años, y Ornald Roland Martínez, de 23, dijeron que fueron echados del barco porque pidieron al capitán que autorizara a través del radio la entrega del adelanto de pago correspondiente después de 20 días de faena en el barco “Lucky II”, el cual se dedica a la pesca de langosta a través de nasas.
El marino Lawrence Kenly Richaldson dijo que era el primer viaje que hacía con esa embarcación, que tenía programado dos meses de faena, y que en los primeros 15 días se entregaría a los familiares un adelanto de un mil córdobas.
Según los jóvenes, ellos con 20 días de trabajo le pidieron al capitán que avisara “para que entregaran el adelanto a nuestros familiares”, a lo cual el capitán, de nombre Wilmer Joel Villanueva, se negó diciendo que no entregaría el adelanto, por lo que ellos rehusaron trabajar y pidieron que mejor los enviaran con otra embarcación que se encontraba cerca y que regresaba al puerto.
Como castigo el capitán de la embarcación los sacó del barco, dejándolos en la cubierta durante dos días y dos noches sin darles agua ni alimento, posteriormente, el diez de febrero en horas de la mañana, el mismo capitán Villanueva vino con un fajón con el objetivo de golpear a los dos muchachos, a quienes, según declaración de los afectados, obligó a saltar al agua.
Posteriormente uno de sus compañeros trató de auxiliarlos con una salvavidas, pero el capitán le exigió que no lo hiciera. “Ustedes a mí no me conocen, ahora van a morir”, les gritó. “Después nos echó el barco en dos ocasiones”, aseveraron los jóvenes marinos.
Antes que el barco los abandonara, uno de los marinos que se encontraba a bordo les tiró un pedazo de madera con la que flotaron durante dos horas hasta que fueron auxiliados por la embarcación “Marco Polo”, allí fueron atendidos por el capitán de esa embarcación, Alberto Nash, quien llegó a esta ciudad el día de ayer junto a su tripulación, la que se encontraba pescando langosta a través de buceo.