Departamentos

La sacan de vivienda por no alquilar


Francisco Mendoza

María Elena Espinoza Jarquín, del municipio de Esquipulas, acusa a tres oficiales de la Policía Nacional de este departamento de haberse introducido violentamente a su casa, ubicada frente al comando de la institución del orden público, sin dejarla sacar sus pertenencias y animales domésticos.
Hasta nuestra sala de redacción se presentó la licenciada Gloria Espinoza para mostrar con documentos en mano la denuncia de su mamá, María Elena Espinoza Jarquín, en contra del comisionado mayor Carlos Espinoza García, ahora jefe de la Policía de Rivas, del comisionado José Esteban Guido y del subcomisionado Gregorio Pineda, entonces jefes de la Policía de Esquipulas.
La señora asegura que todo sucedió porque en dos ocasiones el ahora subcomisionado Gregorio Pineda le había llegado a solicitar que le alquilara el inmueble, pero como se negó, tomaron por la fuerza la casa donde tenía un negocio de maíz y animales domésticos.
Doña Gloria señala que el día 21 de octubre de 2005, a las cinco de la tarde, salió a visitar a un hijo de nombre Cristóbal, cuando regresó, a las nueve de la noche, se llevó tremenda sorpresa, debido a que la Policía de Esquipulas se había posesionado de su casa, abriendo las puertas violentamente, destruyendo cerraduras y persianas; y cuando quiso entrar a su vivienda para saber qué pasaba, fue sujetada por un policía de nombre Nixon Efidelema, quien le puso las manos a la espalda, mientras otro le pegaba, por lo que comenzó a pedir ayuda a los vecinos; a los pocos minutos, asegura la denunciante, salió el entonces capitán Pineda, y le dijo que nada tenía que hacer en ese lugar, que era mejor que se fuera.
La denunciante asegura que tres días después se presentó al local para hablar con el jefe policial, no para que le entregara la casa, sino para que le entregara todos su bienes, pero la repuesta fue que no le estaban entregando nada.
“Quiero decirles a la ciudadanía y a las autoridades competentes que me encuentro atemorizada por la actuación de la Policía de Esquipulas, y temo por mi vida y la de mis hijos, ya que si fueron capaces de meterse a una propiedad privada valiéndose de su investidura, también pueden tomar represalias contra mi familia, por lo que por cualquier cosa que me suceda, desde ya responsabilizo a la Policía de Esquipulas”, finaliza parte de la acusación.

Versión de la Policía
Por nuestra parte tratamos de conocer la versión de la Policía sobre esta denuncia, y logramos conversar con el subcomisionado Gregorio Pineda, quien negó rotundamente haber utilizado la violencia para penetrar al inmueble, simplemente ocuparon el local que estaba deshabitado por medio de una resolución de la delegación de la Intendencia de la Propiedad.
Pineda, quien negó conocer a María Elena Espinoza Jarquín y haberle solicitado que le alquilara la casa, dijo que el edificio de la estación policial estaba en mal estado, por lo que al darse cuenta de que había una casa del Estado en abandono, realizaron las gestiones necesarias con las instancias correspondientes para que les dieran el inmueble, lo que sucedió días después, cuando fueron a posesionarse de la propiedad, pero no había nada en la vivienda, mucho menos animales domésticos.