Departamentos

Alerta nica por mortandad de pelícanos en Costa Rica


SAN CARLOS

La restricción de la entrada y salida de aves y sus derivados en los puestos fronterizos de Nicaragua con Costa Rica, es la medida tomada por las autoridades de Cuarentena del Ministerio Agropecuario y Forestal (MagFor), a raíz de que se produjo la muerte de unos 500 pelícanos en la isla de San Lucas, península de Nicoya, en el Pacífico central de Costa Rica.
Abigail Vega, responsable de Cuarentena del MagFor en Río San Juan, es quien ha orientado aplicar las medidas, y en estos últimos días realiza un recorrido por los puestos fronterizos para controlar la aplicación de la misma.
Según el coronel Ricardo Sánchez, jefe del destacamento militar sur del Ejército Nacional, desde el 15 de febrero pasado se procedió a retener y decomisar las aves, así como embutidos u otros derivados de las mismas.
Precisó que en el puesto fronterizo de Sarapiqui, desde donde ingresa la mercadería proveniente de Costa Rica con destino al municipio de San Juan de Nicaragua e igualmente al hotel Indio Lodge, se han retenido gallinas, pollos, pero ante todo se orienta a las personas que cargan con esos animales regresarse con ellos, y en caso de no poder hacerlo, los decomisan.
Explicó que la alerta sanitaria se extiende en toda la frontera sur. Otro de los puestos que controla el Ejército es Las Tablillas.

En tanto, las autoridades de Cuarentena en coordinación con Aduana controlan el paso proveniente de Los Chiles, Costa Rica.
La emergencia sanitaria en la zona fronteriza con Costa Rica se mantendrá, en tanto no se determine con exactitud en el vecino país las causas de la muerte de los pelícanos.
Al respecto, la ministra de Salud de Costa Rica, María Ávila, sostuvo que las sardinas se estaban alimentando de una alga llamada Diatonida, la cual produce ácido tóxico, mortal para las aves, pero inofensivo para los humanos; sin embargo, las investigaciones continúan en la vecina república de Costa Rica.