Departamentos

Profesor rivense reclama reintegro laboral y pago


Lesber Quintero

Después de ganar una demanda en la que se ordena su reintegro laboral y el pago por salarios caídos, el profesor Nelson Alfonso Hernández García esperaba iniciar el presente año escolar dentro de las aulas de clase, tal y como lo venía haciendo desde 1999.
No obstante, este docente rivense continúa siendo parte del “ejército de desempleados” de este país, ya que las autoridades del Ministerio de Educación de Rivas han obviado la sentencia judicial que ordena su reintegro.
Según Hernández García, él comenzó a impartir clases en el colegio “San Jerónimo”, ubicado en la comarca La Chocolata, de la ciudad de Rivas. “Allí era docente de educación primaria desde 1999 y mi horario era de lunes a viernes por la tarde, devengando un salario mensual de un mil ciento treinta y cinco córdobas, y los sábados complementaba el horario de clases como maestro de secundaria en el instituto ‘José Dolores Rivera’, y allí me pagaban un mil trescientos veinte córdobas mensuales, por lo que en total recibía 2,435 córdobas”, explicó.
No obstante, desde febrero de 2005 Hernández García quedó sin empleo ya que ordenaron cancelarle su contrato, porque, según él, lo acusaban de alterar las notas a cambio de dinero, pero alega la falsedad de tal acusación, por lo que nunca se la comprobaron, y que más bien su despido fue por problemas personales con la delegada municipal del Ministerio de Educación de Rivas, María Auxiliadora Gómez.
Demanda a PGR su reintegro
Es por ello que según él en agosto de ese año decidió demandar a la Procuraduría General de la República, para exigir por la vía judicial su reintegro y el pago por salarios caídos.
El 25 de octubre de 2006 el proceso judicial que se ventiló en el Juzgado Local Civil de Rivas llegó a su fin cuando la juez que llevó el caso dio lugar a la demanda de Hernández García, y ordenó el reintegro laboral del demandante “con idénticas condiciones y con el mismo cargo y salario”.
Pero a la vez la judicial ordenó a la parte demandada entregar el pago por los salarios caídos dejados de percibir desde el mes de febrero de 2005 al mes de octubre de 2006, que suman un total de 51, 135 córdobas, “los que deberán cancelar tres días después de estar firme la sentencia”, dice textualmente la sentencia, en la que se afirma en los considerandos que Hernández García fue despedido sin existir causa justa.
Con dicha sentencia el profesor Hernández García y su familia pensaron que las cosas cambiarían a partir de este año, pero la realidad es la misma que viene viviendo desde febrero de 2005, ya que las autoridades departamentales del Ministerio de Educación no lo reintegraron ni le pagaron los salarios caídos, y por si fuera poco, la parte demandada apeló la sentencia en el Tribunal de Apelaciones de Granada.