Departamentos

Consejo tiene cola en conflicto de propiedad

* Aparecen más ventas de tierras comunales en zona de Las Minas, y disputas se agudizan entre comunitarios indígenas en la RAAN

Moises Centeno

Las Minas
En vez de buscarle solución al conflicto de la propiedad comunal en la Región Autónoma del Atlántico Norte, el Consejo Regional, máxima autoridad en la región, ha agravado el problema al reconocer por medio de avales y constancias a comunitarios como dueños de vastas áreas sobre una misma propiedad comunal.
La comunidad Bambana es una de las perjudicadas, al conocerse la intención de cercenarles 10 mil manzanas de su territorio indígena Kakamuklaya (iguana de agua en lengua mískita), ubicadas en Kukalaya arriba, entre los municipios de Rosita y Bilwi.
Juan Flores Leterio y Javier Decos Beckman, Síndico y Vicesíndico de Kakamuklaya, respectivamente, denunciaron que a la par de la invasión de tierras por colonos, también los comunitarios Norman Backer Flores y los hermanos Andrés y Ambrosio López Martínez pretenden apoderarse de diez mil manzanas de poco más de 20 mil, supuestamente para beneficiar a 50 familias a las que llaman “Colectivo Indígena Familia López–Martínez”.
Solicitan título
Estos últimos solicitaron un título supletorio el 13 de abril de 2005 ante la juez de Distrito Civil en Las Minas, Jacqueline Toruño Ibarra. El área se encuentra entre Piakos, Suklintigni y El Rosario.
Entre los documentos presentados está una constancia de la Oficina de la Tenencia de la Tierra en la RAAN, extendida el cinco de marzo de 1996 por Horacio Chacón, quien sólo insta al INRA, en ese entonces, a ejecutar un plan de acción para legalizar un área de tierra.
Dudosa constancia
La constancia parece pertenecer a otra organización, por el cambio de letras y manchones en el espacio de los beneficiados, aparentemente suplantado con los nombres de Norman Backer y los hermanos Andrés y Ambrosio López Martínez, quienes la utilizan como una adjudicación de propiedad.
Con esa dudosa constancia, los antes mencionados hicieron una declaración jurada de dominio y posesión, según escritura número 78, del 16 de marzo de 2001, realizada por el abogado y notario Martín Alonso Ríos Borge, ante quien comparecieron.
El ex presidente del Consejo Regional y actual diputado suplente, Juan Gonzáles Henríquez, extendió el 28 de julio de 2004 otra constancia en la cual hace saber que el “Colectivo López Martínez” dice ser dueño de diez mil manzanas (sin especificar lugar), y en la misma solicitan el espacio necesario para realizar sus carriles.
El mismo Juan González Henríquez el cuatro de marzo de 2005 extendió un aval en el que reconoce que el denominado colectivo es dueño legítimo de las 10 mil manzanas y hasta añade distintos puntos de referencia.
El Concejo de Rosita, en virtud de los documentos mencionados, también extendió aval el ocho de julio de 2005 en que reconoce a la “familia López–Martínez” como dueña legítima.
Venta de tierra principal motivo
Todo parece indicar que la venta de la tierra es el principal motivo por el cual pretenden cercenar el territorio de Kakamuklaya, porque el 11 de julio --tres días después de emitido el aval extendido por el Concejo de Rosita--, en escritura 145 y ante el abogado y notario Martín Alonso Ríos Borge, el comunitario Ambrosio López Martínez le vende a Santos Pérez Urbina 600 manzanas por la suma de 180 mil córdobas. Eso significa que cada manzana fue vendida en 300 córdobas.
Es ante ese escenario que la autoridad comunal de Kakamuklaya, representada por el Síndico y su vice, Juan Flores Leterio y Javier Decos Beckman, respectivamente, el primero de febrero acudió ante el Juzgado de Distrito Civil en Siuna, ahora a cargo de Silvio Pichardo, y se opuso a la solicitud de título supletorio demandada por Normal Backer Flores y los hermanos Andrés y Ambrosio López Martínez, por violar sus derechos y garantías como comunitarios de Kakamuklaya. Uno de ellos, Norman Backer, desistió de la pretensión.
Constancias agudizan conflicto
Juan Flores Leterio dijo que las constancias y avales extendidos por el Consejo Regional y el Concejo de Rosita les están causando perjuicios porque lejos de solucionar las disputas por la propiedad comunal, las agudizan, al punto de dirimir el pleito ante los juzgados y retrasar el proceso de demarcación y titulación en el lugar.
Flores señaló que los solicitantes del título supletorio aprovecharon los cargos de síndico, juez comunal y miembros del Consejo de Ancianos, confiados por la comunidad, para pretender adueñarse de casi la mitad del territorio, en contraposición con la Constitución Política, Ley de Autonomía y Ley de Régimen de Propiedad Comunal de los Pueblos Indígenas y Comunidades Étnicas de las Regiones Autónomas de la Costa Atlántica de Nicaragua y de los ríos Bocay, Coco, Indio y Maíz, Ley 445.
Los hermanos López Martínez en su momento manifestaron que como comunitarios tienen todo el derecho de contar con una propiedad para sus familias. Lo que no dijeron es que intentarían apoderarse de casi la mitad de la propiedad comunal que en 1992 el gobierno de Violeta Barrios le donó a la comunidad Bambana, de la cual ellos son parte.
Sobre el caso, el juez de Distrito Civil en Las Minas, Silvio Pichardo, no se ha pronunciado.
Caso Kukumwatla
En similar circunstancia está la comunidad Kukumwatla, mejor conocida como Betania, jurisdicción de Bonanza y administrada por Rosita, y en donde habitan varias generaciones de mayangnas desde antes de 1905.
Unas 80 familias mestizas de la zona llamada El Sombrero, jurisdicción de Rosita, pretenden ocupar entre ocho mil y diez mil manzanas, de poco más de 16 mil registradas por la comunidad mayangna.
Milius Judith Camilo, del Consejo de Ancianos; Donald Taylor Alvarado, profesor, y Emilio Thomson Manzequiel, Síndico en Kukumwatla, manifestaron que el grupo de mestizos, entre ellos uno conocido sólo como Francisco Pérez, les expresó que para el 20 de febrero esperan al actual presidente de la directiva del Consejo Regional, Carlos Sanders Rigby, quien supuestamente les prometió ubicarlos en la mencionada comunidad.