Departamentos

Salomón de la Selva, invitado del cuarto festival de poesía


Se fueron los poetas, pero la ciudad no quedó sola. Y Granada, que nunca está sola, quedó con el entusiasmo y las ganas para el próximo festival, especialmente relevante porque los organizadores del evento extenderán ahora el homenaje al poeta Salomón de Selva, que para muchos representa una simbólica muestra de reconocimiento al legado de la literatura de la ciudad de León, históricamente contrariada con Granada, pero ahora hermanada con el espíritu de la poesía.
Así lo decidieron el presidente del festival, Francisco de Asís Fernández, y sus vicepresidentes, Blanca Castellón, Nicasio Urbina y Gioconda Belli, al presidir la clausura del III Festival Internacional de Poesía de Granada 2007. “Por ser el intelectual más internacional de los poetas nicaragüense, patentizamos el IV Festival de Poesía en honor a Salomón de la Selva”, oficializó así Fernández al autor del poema La bala como el homenajeado para el año 2008.
La petición firmada por poetas de los 43 países participantes, y extendida a la Unesco para declarar a Granada como Patrimonio Cultural y Ecológico de la Humanidad, fue de gran entusiasmo para la población granadina, que diariamente se hizo presente a las diversas lecturas, mesas redondas, ferias y conciertos.
Libros infantiles los más leídos
La Feria del Libro contó con la presencia de 25 editoriales nacionales y dos extranjeras, exhibiendo textos escolares, literarios e infantiles. Y aunque en este sentido las ventas demostraron que los elevados costos de los libros siguen limitando las posibilidades a su acceso, se señaló que El Caballito de Palo, de Mario Montenegro, y El Perro Invisible, de Sergio Ramírez, fueron los libros más vendidos durante el festival.
Asimismo, durante la festividad literaria, Giconda Belli hizo la presentación de su último poemario, Fuego soy apartado y puesta lejos, publicado por Visor, la editorial de poesía de mayor prestigio en España. Y aunque Belli después de leer una serie de poemas anunció que sus libros aún no habían llegado al país, eso no desalentó a la audiencia, que resignada a esperar, no perdió la oportunidad para tomarse una foto y pedir autógrafos a la afamada escritora.
Mesas redondas y conciertos
Las mesas redondas tuvieron igualmente un público concurrido, especialmente por estudiantes de secuencia y universitarios de diferentes partes del país, que llegaban preparados para tomar apuntes para trabajos asignados en sus clases de español. Muchos de ellos muy interesados aprovechaban para establecer conversaciones con los poetas y poetisas.
La mesa de discusión sobre la difusión de la poesía en el mundo de habla española a través de la radio y las tecnologías modernas, fue una de las actividades de mayor interés, especialmente entre los mismos literatos, pues se establecieron posiciones a favor y en contra acerca de las ventajas y desventajas del uso de Internet como instrumento para buscar, leer y publicar poesía.
En la línea de conciertos los cantautores nicaragüenses Luis Enrique Mejía y Carlos Mejía Godoy, amenizaron las últimas dos noche del Festival, asimismo, se destaca el concierto de la senegalesa Sarah Carrera M`boda, una de las artistas más conocidas del continente africano, quien tocó y cantó dejando muy buenas impresiones entre los asistentes.
“Los poetas anónimos”
Pero quizá la lectura de poesía con micrófono abierto de los “poetas anónimos” fue uno de los fenómenos más curiosos del Festival, pues si bien llegaron muchos grupos literarios universitarios, en su mayoría con horarios y espacios para declamar en ciertos puntos, otros se aventuraron solos desde diferentes partes del país para tener la oportunidad de recitar.
Así fue el caso Mercedes Johamy Leiva, una niña de 12 años que llegó desde el municipio de Chichigalpa en compañía de su padre, para intentar recitar en uno de estos micrófonos abiertos. La niña logró un espacio y gustó tanto a las poetisas Laura Sabini, de Uruguay, y Ligia Stratta, de Paraguay, que le solicitaron sus textos para publicarlos en una revista literaria en New York.
J. León Hernández, de origen rivense, hizo una convocatoria entre sus amigos para que le ayudaran a clasificar algunos poemas. Luego Hernández viajó desde su departamento para estar dos días en el Festival y buscar acceder al micrófono abierto y recitar sus inéditos poemas compuestos desde 1968. Logró su cometido y manifestó sentirse muy satisfecho.
Plataforma de otras expresiones artísticas
En ese sentido, el Festival además de alentar el interés de esos “poetas anónimos”, parece ejercer de plataforma para que otras artes y expresiones confluyan en un mismo espacio.
Tal fue la intervención de arte público que hicieron los artistas plásticos Robert Barberena y Rodrigo González en la Plaza la Independencia; o la intervención que la poetisa Helen Dixon hizo durante el Carnaval Poético: Entierro a la Intolerancia, en el que expresó su posición contra la penalización del aborto terapéutico con un féretro que anunciaba: No toleraremos los entierros.
Otro de los eventos alternativos que logró gran concurrencia fue el recital antipoesía y música electrónica, propuesto por el poeta Héctor Avellán y el músico Viketius Cháchez, en el que diferentes poetas, de diversas generaciones y países, recitaron poemas y ofrecieron poesía actuada, con temática sobre migración y género.
Poetas opinan
En ese sentido, el Festival de Poesía de Granada parece apuntar a consolidarse como uno de los eventos más importantes de la región; muchos poetas opinan que al ser Granada una ciudad tan pequeña, permite que diversas actividades se reúnan fácilmente en espacios cercanos, “lo que lo que la hace un lugar maravilloso”, dijo el poeta colombiano Harold Alvarado Tenorio.
Los organizadores son consientes de que cada festival les va dejando la experiencia para ir afinando el evento. “Estamos abiertos a escuchar las comentarios desde afuera y desde adentro para que ir mejorando el Festival”, dijo Blanca Castellón.