Departamentos

Con sólo cuatro añitos, Mainor

* El pequeño chichigalpino era llevado a las clases porque no tenían con quién dejarlo en cuido

Róger Olivas

Chichigalpa
El niño Mainor Ramón Hernández Estrada, de cuatro años, acompañó durante tres meses a su abuela Aura del Socorro Estrada Guido, habitante de la segunda etapa del barrio “Marvin Salazar”, y juntos aprendieron a leer y escribir con el método “Yo sí puedo”.
Ante más de dos mil pobladores reunidos en el parque de Chichigalpa, el pequeño agradeció a los alfabetizadores y técnicos. Tras recibir un obsequio de parte de Wilfredo Rostrán García, Alcalde de este municipio, el pequeño dijo orgulloso: “Sé leer y escribir gracias a ‘Yo sí puedo’”.
Enseguida se sentó junto a su profesora María Guadalupe Chévez, y escribió con buena caligrafía su nombre en nuestra libreta ante la mirada de más de un centenar de alfabetizados.
“Mi nieto me acompañaba diariamente a las clases porque no tenía quien me lo cuidara, poníamos mucha atención a las explicaciones y con el televisor aprendimos rápido. Me siento muy alegre porque los dos sabemos leer y escribir”, expresó doña Lupe.
Confesó que joven no ingresó a la escuela porque sus padres eran muy pobres, y se dedicó a trabajar en el campo, por lo que le encantaría seguir con los estudios de primaria porque nunca es tarde para aprender, y Mainor Ramón fue matriculado por su mamá en una escuela de Chichigalpa.
Por su lado, la técnica María Guadalupe Chévez relató que el infante no perdió un solo día de estudios y fue su principal inspiración para impartir las clases sin desmayo.
“Ella estuvo siempre atenta y el niño también. Él me ayudó a sentirme sumamente feliz, cuando entraba motivaba a su abuelita y le decía que con el método ‘Yo sí puedo’ ambos podían salir de la ignorancia”, expresó.
La maestra dijo que el menor estaba tan entusiasmado que no quería que la tercera etapa de la campaña de alfabetización impulsada por la Asociación de Educación Popular Carlos Fonseca Amador (Aepcfa) y la Alcaldía de Chichigalpa concluyera.
Al referirse al aprendizaje de Mainor Ramón, afirmó que éste tiene buena letra y lee con confianza, y es uno de los mejores alumnos del segundo nivel de pre-escolar del reparto “Marvin Salazar”. Añadió que el pequeño quiere estudiar matemáticas, y aunque no está en el programa de la alfabetización, lo instruirá en esa materia.
“Estoy contenta de haberle ayudado al igual que a otros pobladores de los repartos ‘Marvin Salazar’, donde caminé diariamente varios kilómetros para llevar el pan de la enseñanza”, expresó Chévez, quien agregó que tiene a 20 alumnos nuevos para alfabetizarlos durante la cuarta etapa con el eficaz método audiovisual.

Erradicar el analfabetismo en Chichigalpa
Un total de 196 habitantes de este municipio han sido alfabetizados durante las tres etapas iniciales de la campaña ‘Yo sí puedo’ por 15 facilitadores apoyados con un equipo técnico voluntario de cuatro profesores.
Por su parte, el alcalde Wilfredo Rostrán García dijo que se proponen para el 2008 declarar territorio libre de analfabetismo este municipio de 62,000 habitantes.
El profesor Orlando Pineda, Presidente de la Aepcfa, aseguró que difundirán el ejemplo del niño Mainor Ramón y de su abuela en todo el mundo, y elaborarán un afiche de ambos para reconocer su esfuerzo.

Otro Rubén Darío
“Hay otro Rubén Darío con el método ‘Yo sí puedo’. Estoy feliz porque 84 de 100 municipios como Waspam, Puerto Cabezas, San Juan del Norte, Bonanza, entre otros, informaron que iniciaron exitosamente la cuarta etapa”, destacó.
Expresó que en todo el país ese ciclo de la alfabetización conocido como ‘Por una Nicaragua libre de analfabetismo’, comenzará el 23 de marzo y culminará esa misma fecha de 2009 en homenaje a los 115 mil jóvenes que participaron en la gran Cruzada Nacional de Alfabetización de 1980.
El profesor Pineda señaló que alfabetizarán todos los días, incluyendo los sábados y domingos, para reducir el analfabetismo del 36 al cinco por ciento a nivel nacional.
El educador confió que Nicaragua se convertirá en ejemplo para reducir la ignorancia en Centroamérica, y anunció que el próximo 17 de julio, Managua se convertirá en la primera capital de América Central, libre de analfabetismo.