Departamentos

¡Por fin, inauguran 5 kilómetros de camino en Rancho Grande!


Francisco Mendoza

Rancho Grande
Al fin fue inaugurada la primera obra de progreso en el municipio de Rancho Grande, que por 16 años, campesinos, desmovilizados de la Resistencia Nicaragüense y productores venían gestionado ante los gobiernos de Violeta Barrios, Arnoldo Alemán y Enrique Bolaños.
La obra consiste en la apertura de cinco kilómetros de camino desde la comarca El Comején hasta La Lana número tres, que beneficia directamente a 450 familias y a otras tantas indirectamente, y además permitirá a los productores de café, granos básicos y tubérculos, sacar la producción al mercado nacional con más facilidad.
Henry Briones, conocido en la desaparecida Contra como “Chispero”, agradeció al ingeniero Pedro Haslam, diputado del FSLN por Matagalpa, la gestión realizada para que el proyecto se hiciera realidad, y así los habitantes de La Lana tuvieran su vía de comunicación.
En el acto inaugural también estuvo presente Edgar Picado Hernández, conocido como “Jaguar”, quien ahora lucha por mejorar las condiciones de vida de los campesinos, y quien se unió, al igual que “Chispero”, a la campaña de la Unidad Nicaragua Triunfa que llevó al FSLN a ganar las recientes elecciones.
Pero no todo fue color de rosas para este proyecto, porque los campesinos se encontraron con la oposición del alcalde de Rancho Grande, Alfredo Zamora, quien aseguraba que el camino no se realizaría porque los que estaban al frente del proyecto eran sandinistas, pero la gente se opuso a esta decisión y manifestó que el trecho se realizaría porque ya habían gestionado ante tres gobiernos, y ahora estaba la oportunidad de ver construido el camino, por lo que al final ganaron los campesinos porque la obra llegó a sus comarcas.
El líder de la comunidad, Napoleón Centeno Mejía, quien por 12 años fue alcalde auxiliar, aseguró que perdió 14 mulas por los malos caminos, y señaló que antes, salir a la carretera que va de Waslala a Matagalpa era un dolor de cabeza, ya que el camino era malo y había “pegones” por todos lados, y las bestias quedaban atrapadas, y los que no tenían un caballo, tenían que cargar en hombros el maíz, los frijoles, el café, y otros productos.
Aseguró que gestionó ante los alcaldes anteriores la apertura de la vía, pero los proyectos llegaban al municipio, nunca a la comunidad, hasta que llegó el ingeniero Pedro Haslam, quien les dijo que se haría. Al igual que Centeno, los hermanos Ortega, quienes antes veían sus cosechas perdidas por falta de caminos de penetración, aseguraron estar satisfechos.