Departamentos

Minsa acude a curanderos contra brote de “grisi siknis”

Después de tres años de no registrarse la enfermedad denominada grisi siknis, un nuevo brote afecta las comunidades de Waspán, en el Caribe norte del país. El Ministerio de Salud, que acepta tener pocos recursos para hacerle frente a la enfermedad, busca la ayuda de los curanderos locales para sanar a los enfermos.

La llaman la “enfermedad de la locura” y según las poblaciones indígenas del Caribe del país, es transmitida por hechiceros. Los afectados sufren fuertes dolores de cabeza, ansiedad, cólera, y corren sin objeto alguno. Un nuevo brote se ha registrado en la comunidad de Kring Krin río arriba, municipio de Waspán, y el Ministerio de Salud ha acudido a curanderos locales para hacerle frente.
Este brote se produce después de tres años de tranquilidad. La enfermedad, conocida como grisi siknis o crisis colectiva, volvió a reaparecer con un brote que inició hace poco más de dos semanas, cuando se registró el primer caso, informó Saúl Miranda, director del centro de salud de Waspán.
Miranda dijo que hace tres días fue informado de doce nuevos casos, lo que va en aumento cada día y se ha vuelto una preocupación del Ministerio de Salud en el municipio y la región. Ante esta situación el médico informó que para dar una respuesta al problema, se ha recurrido en busca de un médico tradicional o Sukia, quien es la persona que puede ayudar a sofocar la crisis y en la que confían los pobladores locales.
Cuando una persona es afectada por la enfermedad, llega a tener una gran fuerza, donde para poder controlarlo y cuidarlos se requiere de la de diez hombres, de lo contrario los enfermos podrían correr hacia la montaña y en algunos casos caen, se fracturan y lesionan. Lo único que pueden hacer los médicos es curarles las heridas, dijo el médico Oswaldo Padilla.
La última vez que se dio un brote en la comunidad de Kring Krin fue hace tres años y para ese entonces las personas afectadas llegaron a más de 57. Para dar una respuesta al problema, el Ministerio de Salud envió a varias brigadas de médicos que salieron casi corriendo, por lo que el ministro de Salud de ese entonces, José Antonio Alvarado, autorizó que se contratara a la señora Porcela Sandino, una médico tradicional que logró sofocar la crisis.
Investigaciones realizadas por parte de diferentes universidades y organismos que tienen que ver con salud pública, han concluido diferentes hipótesis, entre las que se mencionan que la enfermedad esta vinculada al hambre, la brujería o aspectos culturales de la gente pobre.