Departamentos

Jinotepe celebra 124 años de ser ciudad

Las celebraciones incluyen fiestas religiosas, diana el domingo por la madrugada, actividades deportivas, presentaciones folklóricas, y exposiciones de fotografías antiguas de la ciudad.

Alberto Cano

Jinotepe cumple 124 años de ser ciudad este 11 de febrero y la ocasión será oportuna para que el pueblo junto a sus autoridades celebre la efemérides con diversas actividades, entre ellas un acto solemne en el que varios jinotepinos por sus méritos serán declarados hijos dilectos de la ciudad.
Las crónicas del Obispo católico Morel de Santa Cruz, señalan que a finales del siglo XVII, en 1684, la entonces Villa de Jinotepe era un pueblecito de apenas 55 casas de paja en las que habitaban sesenta familias, aproximadamente 280 personas.
La entonces villa, relata el Obispo, contaba para entonces con un Alcalde, Alguacil Mayor, tres Regidores y un Fiscal. La imagen de Santiago, para entonces, ya era el titular de la ciudad y recibía veneración en el actual templo que en aquel tiempo estaba reducida a una Capilla Mayor y la sacristía, construidas con paja y tejas, la mitad y la otra parte descubierta con paredes dañadas por efectos de un devastador temblor que afectó incluso a pueblos vecinos, como Nandaime, a la cual estaba adscrito el caserío.
En el libro “Carazo corazón de Nicaragua” del escritor y periodista, don Manuel Meza Fernández, ya fallecido, se menciona además, que para el año 1892, durante el gobierno de presidente Roberto Sacaza, con fondos provenientes de la venta de algunos ejidos y a iniciativa del Prefecto, Teniente Coronel y doctor, Camilo Zúniga, Jinotepe, contó con alumbrado público por medio de faros, que eran abastecidos con kerosén, por un “Farolero” que también los encendía al caer la noche.
En los mismos escritos de Meza Fernández, con quien Jinotepe, aún está en deuda, se destaca que el 29 de abril de 1889, quedó abierto el tráfico del ferrocarril. Esta obra fue calculada en 925 mil córdobas incluyendo el material rodante y las estaciones. En Jinotepe durante la Presidencia del General José María Moncada el primer Superintendente del ferrocarril, fue don José Antonio Román.
Las primeras calles asfaltadas, entre tanto, se conocieron en 1944, que correspondieron a 41 cuadras drenadas, encunetadas, macanizadas y asfaltadas, y otras 19 cuadras solamente encunetadas. El agua a Jinotepe llegó en enero de 1965 y correspondió al Presidente René Shick, inaugurar el pozo con capacidad para 300 mil galones, siendo alcalde, Tomás Guevara.
Ahora la ciudad lentamente ha sido tragada por el comercio y los negocios que proliferan, especialmente la céntrica avenida donde aun se conserva el histórico cine González. Los barrios en la parte semi-urbana también se han expandido y la mayoría de éstos lucen asfaltados. La actual administración anunció el arranque de la segunda fase del nuevo mercado municipal, lo que permitirá descongestionar el centro histórico de la ciudad.
La mayoría de los barrios y el centro de Jinotepe, cuentan en la actualidad con sistema de alcantarillado sanitario y el gobierno municipal hace esfuerzos por recobrar el estatus de ciudad más limpia de Nicaragua, tal como se conoció a Jinotepe en la década de los 70, y constantemente se ha dado mantenimiento a las calles que hasta el año pasado lucían visiblemente deterioradas.
El programa de la celebración, entre tanto, inicia el sábado 10 de febrero con el traslado de la imagen de Santiago Apóstol, patrono de Jinotepe, al Cuerpo de Bomberos, donde es velado y retorna al filo de la medianoche.
El domingo 11 de febrero, diana por la madrugada, actividades deportivas y a las 5 de la tarde el acto central donde varios jinotepinos serán distinguidos. A las siete se presentará el ballet folklórico de Jinotepe y a las 8 de la noche, alegres juegos de pólvora. En el centro de convenciones, entre tanto, se exhibe una exposición de fotografías antigua de la ciudad.