Departamentos

Indígenas negocian las tierras comunales

* Vastas áreas vendidas a incautos colonos a “guate mojado” en contraposición de Ley 445 y derecho ancestral, en los que, los mismos indígenas, después se amparan y presionan con violencia por restituir las negociadas propiedades, sobre todo cuando son vistas con valiosas mejoras

Moises Centeno

Las Minas
Las autoridades comunales de Laguna de Kukalaya (Agua Vieja en lengua mískita), jurisdicción del municipio de Prinzapolka, desmembraron un lote de 300 manzanas, de las 85 mil registradas, y la vendieron a Sabas Pedro Treminio Jarquín, un pequeño productor que recientemente llegó de Boaco a la zona en busca de mejores horizontes.
Sabas Treminio pagó por esa propiedad 132 mil córdobas a los comunitarios Andrés Flores, a sus hijos Mauricio y Jorge Flores, quedando pendiente de pago 30 mil córdobas, los que aún no han sido cancelados.
En total suman 162 mil córdobas por las 300 manzanas, eso significa que cada manzana fue vendida en 540 córdobas.

Autoridades comunales traspasan
El traspaso de la propiedad a favor del comprador se efectuó a las 2:40 p.m. del 15 de enero de 2007, en escritura pública número 20, cesión de derechos y reconocimiento de propiedad, en la ciudad de Rosita, ante el abogado y notario Martín Alonso Ríos Borge.
Quienes ceden y reconocen la propiedad a Treminio aparentemente no son los que recibieron el dinero por la venta de esa propiedad. Los que aparecen son Tranquilino Bolaños Davis, Baciano Pichz Johny, y Nazario García, Síndico, Presidente de la Junta Directiva, y Juez Comunal, respectivamente, quienes actuaron en representación de la autoridad comunal del territorio indígena Laguna de Kukalaya.
Los comparecientes expresan en escritura, en poder de EL NUEVO DIARIO, que reconocen y ceden los derechos de usufructúo del lote antes desmembrado o segregado a Sabas Treminio, para que disponga del bien de cualquier forma que estime conveniente.

Otro traspaso
Ocho minutos después, o sea, a las 2:48 p.m. del mismo 15 de enero de 2007, y luego de entregar las 300 manzanas, la misma representación y autoridad de Laguna de Kukalaya, efectuó otra cesión de derecho y reconocimiento de propiedad a favor de José Francisco Manzanares Mendoza, pequeño productor residente en Rosita.
El pago por la venta no se especifica, únicamente se hace referencia en la escritura número 21, ante el mismo abogado y notario, que los comparecientes, actuando en representación de la comunidad de Laguna de Kukalaya, reconocen y ceden los derechos de la propiedad a José Francisco Manzanares Mendoza. De esta escritura EL NUEVO DIARIO también tiene copia.
Otra desmembración y venta de terreno fueron hechas el 26 de octubre de 2006, por Andrés Flores Flores a José Francisco Manzanares Mendoza, por medio del abogado y notario José Humberto Amador Hernández, en la cual, el primero, en carácter de dueño de 900 manzanas ubicadas en la comunidad indígena de Uhumbila, le vende 200 manzanas al segundo por un monto de 30 mil córdobas. Cada manzana fue vendida en 150 córdobas.

No se pueden vender
Estas negociaciones de propiedades en la comunidad indígena de Laguna de Kukalaya, en la cual se incluye el territorio de Uhumbila y Yakalwas, es una muestra fehaciente del origen del conflicto de la tenencia de la tierra en la Región Autónoma del Atlántico, porque las propiedades comunales no se pueden vender, embargar o regalar.
Con base en ese derecho, las comunidades indígenas, incluyendo Laguna de Kukalaya, reclaman como propiedad comunal miles de hectáreas que se encuentran en manos de familias mestizas, a las que califican como colonos e invasoras de tierras.
Los compradores de tierras en Laguna de Kukalaya, Sabas Pedro Treminio Jarquín y José Francisco Manzanares Mendoza, expresaron que ahora, que han hecho mejoras en la propiedad, como la apertura de caminos, edificación de casas, ampliación de agricultura y pastos, los comunitarios de Laguna de Kukalaya pretenden desalojarlos al alegar que las áreas ocupadas son propiedad comunal.

“Cienfuegos” exige desalojo
Adolfo Pineda Davis, conocido como “Comandante Cienfuegos”, al mando de unos 15 hombres armados, todos comunitarios de Laguna de Kukalaya, promueve desde 2005, y con métodos de violencia, la expulsión de poco más de 200 familias mestizas ubicadas en Uhumbila y Yakalwas, y en la que se incluyen los dos casos antes referidos.
Por ese conflicto, cuatro personas mestizas, entre ellos un niño, han resultado heridos, y dos casas fueron quemadas, una el dos de septiembre, y otra el tres de noviembre de 2006.
“Cienfuegos” tiene secuestrados a los hermanos Jorge Ezequiel y Álvaro Figueroa Ángulo, de 24 y 14 años, respectivamente, a quienes atrapó cuando atacó a los ocupantes de Yakalwas, el tres de noviembre, dos días antes de las elecciones nacionales.
Con los rehenes en su poder trata de negociar ante el Consejo Regional y comisiones de demarcación territorial y titulación, el desalojo total de 116 familias mestizas en Uhumbila y 86 familias en Yakalwas.

Silencio en Consejo Regional
Las autoridades del Consejo Regional Autónomo en el Atlántico Norte aún no se pronuncian sobre el caso.
Una fuente vinculada a la Directiva del Consejo Regional reveló que las autoridades del mismo y las del gobierno regional, saben de las ventas de las tierras comunales y de los mecanismos violentos utilizados para volver a restituirlas sin devolver un centavo a quienes las compraron.
Es probable que los compradores y otros que llegan al lugar ignoren que esta zona es protegida por la Ley de Régimen de Propiedad Comunal de los Pueblos Indígenas y Comunidades Étnicas de las Regiones Autónomas de la Costa Atlántica de Nicaragua y de los ríos Bocay, Coco, Indio y Maíz, Ley 445.
Aunque ese derecho, reconocido en la Constitución Política, no avala que se promuevan acciones de estafas y estelionato. Valga aclarar que no son todas las autoridades comunales las que se dedican a vender las tierras comunitarias.

Propiedades comunales en conflicto con terceros
* Mukuswas reclama dos mil 700 manzanas a 80 familias de Minesota y Kukalaya, entre Rosita y Bonanza.
* Kuabul de Musawas en Bonanza reclama 50 manzanas a una familia.
* Betania de Bonanza, afectada con 80 manzanas por tres familias asentadas en 2006.
* Fruta de Pan, en Rosita, reclama 150 manzanas a tres familias asentadas en 2005.
* Wasaking, en Rosita, gestiona la restitución de unas 8 mil manzanas ocupadas por casi 100 familias en san José de Banacruz, San Francisco, Umiwas y La Unión.
* Sikilta, comunidad mayangna en Siuna, reclama 40 mil manzanas de tierra a 120 familias mestizas.
* Kakamutlaya, en Rosita, denuncia que 100 familias le han cercenado más de 15 mil manzanas, incluyendo ventas de terrenos efectuados por los mismos comunitarios.